viernes 16 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Mirador Político

Sospechas crecientes sobre Livent

Según los datos que la Aduana proporcionó a la Agencia Recaudadora de Catamarca, Livent...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de mayo de 2022 - 00:20

Según los datos que la Aduana proporcionó a la Agencia Recaudadora de Catamarca, Livent habría exportado su litio en abril pasado a un precio 843% inferior al del litio exportado desde Jujuy. Si no hubo subfacturación de Livent, el valor de mercado del oro blanco debió haberse derrumbado en esa proporción en el término de 9 días, una catástrofe para la actividad que extrañamente pasó desapercibida.

El valor del litio jujeño documentado ante la Aduana el 21 de abril, fecha de embarque, fue de 54,07 dólares por kilo. El litio de Livent fue embarcado el 30, pero a solo 6,41 dólares el kilo.

La abismal diferencia perjudicaría directamente al erario provincial, ya que las regalías y otras contribuciones de Livent, única litífera en producción en Catamarca, se calculan sobre su facturación. Son alrededor de un 3,5% de lo facturado.

Las reservas sobre los flancos que quedaban abiertos para una maniobra fraudulenta de este tipo fueron planteadas por este diario ya en 2017, cuando la Legislatura dio luz verde a la creación de un fideicomiso para obras de infraestructura, pactadas con la multinacional Livent, que había tomado el control de Minera del Altiplano.

Como el litio no es un “commodity”, carece de precio de referencia internacional. La filial local de Livent podía vender a su casa matriz, por ejemplo, el producto extraído de Antofagasta de la Sierra a un precio inferior al del mercado, incluso a pérdida. La casa matriz economizaría de tal modo a costillas del Estado catamarqueño y haría sus ganancias en el exterior. Un potencial saqueo.

A las prevenciones se opuso que el convenio contemplaba una inversión de 300 millones de dólares de la empresa para duplicar la producción, desembolsos que ésta debía hacer bajo la concepción de Responsabilidad Social Empresaria en la zona, incremento del pago de regalías e instalación de oficinas en la provincia.

Con el acuerdo, Minera del Altiplano-Livent quedaba en condiciones de cotizar en bolsa y sumar los recursos así obtenidos al desarrollo minero puneño, se señaló también.

La entonces gobernadora Lucía Corpacci confió en que los privados cumplirían con sus promesas, a tal punto que les perdonó lo que debían por canon de agua y se adecuó a las necesidades de los empresarios, que no habían honrado el compromiso de construir un gasoducto que cubriría la demanda de la comunidad antofagasteña y aún sigue en veremos.

Pandemia selectiva

Las advertencias sobre eventuales subfacturaciones recobraron vigencia en agosto del año pasado, cuando el Gobierno tuvo que ponerse con 200 millones de pesos en el fondo fiduciario para salvar los incumplimientos de la Livent.

El aporte era indispensable para “cubrir los certificados de las obras correspondientes a la construcción del puente sobre el Río El Bolsón y puente sobre Río Cura Quebrada”, que habilitaron el mes pasado.

La empresa alegó que había sufrido graves pérdidas debido a la pandemia y así se asentó en el decreto del desembolso, que atribuyó la deserción de Livent a que sus exportaciones no habían sido las esperadas a raíz de “la situación sanitaria”.

Raro. La multinacional Livent se había posicionado entre 2020 y lo que iba de ese 2021 como la segunda productora de litio más grande del mundo, con utilidades registradas por encima del 100% por la venta de “carbonato grado batería” a 13 mil dólares la tonelada. Parece que las restricciones por la pandemia ecuménica la habían dañado solo en Catamarca.

Adicionalmente, el precio internacional del litio se había disparado más del 400% en un año: de 7.300 dólares promedio en 2020 a más de 28.000 a fines de 2021.

Estos elementos abonaron las presunciones de que los empresarios subfacturaban, con o sin pandemia.

Más elementos sugestivos

En el álgido debate parlamentario por los contratos que el Gobierno celebró con Liex y Galaxy, que aún no entraron en producción, el diputado opositor Alfredo Marchioli reactualizó las sospechas.

Hizo mención a un informe de la CEPAL según el cual el precio de las exportaciones de litio de la Argentina es en promedio un 58% inferior al del mercado. Semanas después radicó una denuncia ante la AFIP para que Livent fuera investigada por posible evasión.

Para entonces, el Gobierno ya había puesto en marcha una auditoría de ARCA, que sumó a sus prerrogativas la de recaudar la renta minera. El análisis, que incluyó las consultas a la Aduana, habría arrojado resultados lapidarios. La defraudación al fisco sería multimillonaria.

Obviamente, Livent tiene cierto margen para esgrimir justificativos, pero ya no hay pandemia y no se difundieron noticias de un desplome tan pronunciado y acelerado del litio como el que surge de la diferencia de precios documentada ante la Aduana para las exportaciones jujeñas y catamarqueñas.

La determinación de oficio de ARCA estaría lista para gatillarse.

La necesidad de fijar un precio testigo para no dejar al Estado a expensas de la buena fe de las empresas privadas fue uno de los temas centrales en la agenda de la Mesa del Litio, que se reunió a principios de mes en Salta.

La directora de Tributos Especiales de ARCA, Iriel Cervantes, ratificó que era “de sumo interés para ARCA la verificación de la información referida a los precios del mineral que declara la empresa minera Livent para la determinación de Regalías Mineras”.

Las estafas se han puesto de moda. Faltaría que a las piramidales que se investigan en sede judicial se sume la de una multinacional del litio.

Ya se pronunciará ARCA sobre Livent y despejará el panorama. También en el ecosistema minero podría haber un botín millonario, escamoteado a las arcas públicas.

Por lo pronto, los precios declarados en Aduana colocan a la litífera decana de Catamarca en una muy comprometida falsa escuadra.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar