domingo 25 de febrero de 2024
Editorial

Soldaditos

En un mundo atravesado por la violencia, los niños son las víctimas más vulnerables. Pero hay circunstancias...

En un mundo atravesado por la violencia, los niños son las víctimas más vulnerables. Pero hay circunstancias en las que son también partícipes de la violencia, usado por grupos armados como combatientes. Son, entonces, doblemente víctimas. Los niños soldados muchas veces mueren en combate y, si tienen la suerte de sobrevivir terminan con gravísimas secuelas físicas y psicológicas.

Los 12 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Uso de Niños Soldado, también conocido como Día de las Manos Rojas. El propósito es recordar a todos los niños que fueron usados por grupos armados en distintos países para formar parte de conflictos brutales.

Según las organizaciones que defienden los derechos de las infancias, miles de niños e incluso niñas son reclutados, entrenados y utilizados como soldados, habitualmente en guerras civiles, es decir, conflictos armados internos de los países.

Como es fácil suponer, no hay estadísticas precisas respecto de la cantidad de niños soldados. Pero sí algunas estimaciones: UNICEF calcula que solo en la República Centroafricana al menos 3.500 niños están relacionados con grupos armados, aunque la cifra podía ascender a 6.000. El cálculo global se eleva a 300.000. Esa es la cantidad de “niños y niñas en todo el mundo que participan en grupos y fuerzas armadas con distintas funciones, como combatientes, cocineros, porteadores, mensajeros, espías o por motivos sexuales. Este reclutamiento es ilegal y supone una grave violación de los derechos de la infancia”, sostiene esta agencia de la Organización de las Naciones Unidas.

El drama se verifica en países lejanos de la Argentina, sobre todo África y algunos de Asia, pero en nuestro país, a una escala menor, también niños y adolescentes son utilizados para actividades ilícitas y sumamente peligrosas. Es el caso de los “soldaditos” reclutados por banda de narcotraficantes. El fenómeno es muy visible en la ciudad de Rosario y en algunos sectores del conurbano bonaerense.

Los soldaditos del narcotráfico son el último eslabón de la cadena de estas organizaciones criminales. Son utilizados sobre todo para montar guardia en los lugares donde se comercializa droga. Algunos están armados. Los menores son captados a cambio de un “sueldo” y los chicos se ven tentados a arriesgar su vida y su futuro por un puñado de billetes como consecuencia de la falta de oportunidades que sufren en los lugares en los que habitan.

La mayoría de estos chicos además consumen, de modo que son víctimas por partida doble y a su vez victimarios, porque están formados por los integrantes adultos de las bandas delictivas para utilizar la violencia en caso de que sea necesario.

Tanto en el caso de los soldaditos del narcotráfico como en los que se utilizan en guerras en países africanos y asiáticos, hay un drama social como telón de fondo. De modo que no alcanza con promover acciones que saquen a los chicos y las chicas de estas actividades. Es preciso, además, mostrarles un futuro distinto, en el que puedan crecer y desarrollarse lejos del crimen y la violencia.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
alerta en la peatonal rivadavia por ataques de grupos piranas

Te Puede Interesar