sábado 15 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Salida a medias

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
6 de diciembre de 2021 - 01:05

Buenas y no tan buenas para Catamarca en materia de vuelos. El martes pasado, una semana después que El Ancasti informara sobre la no disponibilidad de asientos y las tarifas desmesuradas de Aerolíneas Argentinas para los pasajeros que van o vienen desde CABA, el presidente de la empresa, Pablo Ceriani, anunció que a partir de enero próximo tanto Catamarca como La Rioja tendrán seis vuelos semanales directos a Buenos Aires.

"Actualmente operamos con vuelos que triangulan ambos destinos con Buenos Aires. Un cambio que mejorará la conectividad de toda la región", afirmó Ceriani a través de Twitter. Por lo visto, los comunicados oficiales ya pasaron a la historia.

En verdad, desde que comenzó la pandemia los vuelos se redujeron notoriamente para ambos destinos, y por razones lógicas: la circulación de la gente estuvo restringida y recién en los primeros meses de este año se pusieron en marcha los protocolos para el transporte de pasajeros. En el ínterin, dejaron de operar en el país varias empresas que prestaban el servicio de cabotaje, como Latam, que llegaba a varias provincias del norte. Tal situación hizo concentrar toda la demanda en AA.

Pero a mediados de año empezaron a rehabilitarse todas las actividades en general, y especialmente el turismo: sin embargo, tanto la Catamarca como La Rioja continuaron con el mismo esquema de vuelos de la pandemia. De dos vuelos semanales pasaron a cuatro y luego a seis, aunque todos compartidos. Y ello merced a gestiones puntuales de legisladores nacionales y autoridades provinciales. Porque, según parece, la empresa aérea carece de “feedback” con sus usuarios: no toma nota de la demanda de pasajes ni de la gente que queda sin viajar y, por lo tanto, no ofrece respuestas por sí misma. Delicias del monopolio estatal.

Seis vuelos semanales, o, mejor dicho, seis medios aviones para catamarqueños y riojanos quedaron insuficientes a partir del retorno a la presencialidad. La meneada reactivación del turismo en la provincia se topa con este impedimento clave. ¿De qué sirve promover las visitas a Catamarca si no hay vuelos suficientes para traer visitantes?

En efecto, cuando este diario informó que no había asientos disponibles por dos semanas a este destino, el presidente de la Cámara de Agencias de Viajes y Turismo de Catamarca, Marcelo Coll, sumó su preocupación. "El tema de la falta de vuelos viene siendo un problema crónico. Antes de la pandemia teníamos 13 vuelos semanales y hoy tenemos seis. Entonces, lógicamente, estamos por debajo del 50% de la oferta, lo que genera que no podamos satisfacer la demanda de ninguna forma. Este es el primer problema”, dijo.

Y el segundo problema es el precio. Según Coll, “al tener tanta demanda y poca oferta el precio se ha duplicado y triplicado”. Mencionó que estuvo analizando la situación con el ministro de Turismo (Roberto Brunello) y que observaron que “vuelos que cuestan $60.000 cuando normalmente los pagábamos entre $15.000 y $18.000”.

Lo peor, no obstante, es que el castigo es solo para los catamarqueños o los que viajan a este destino. Un pasaje ida y vuelta a Catamarca entre el 22 y el 24 de diciembre cuesta $37.083, mientras que la misma fecha a Santiago del Estero sale $22.218. Es decir, una diferencia de casi el 50 por ciento entre destinos similares. La información puede ser corroborada en la plataforma de venta de pasajes online de Aerolíneas Argentinas.

Por esa razón fue que, unos días después de publicada la noticia, los diputados nacionales catamarqueños del Frente de Todos solicitaron que AA fije una “Tarifa Única Regional” (TUR) para los vuelos a la región NOA -que cubren distancias similares-, como estrategia federal para el incentivo turístico regional pospandemia.

El proyecto de resolución fue redactado por la diputada Silvana Ginocchio y firmado también por Lucía Corpacci y Dante López Rodríguez. “La Tarifa Única Regional (TUR) para el NOA es el camino que permitirá romper con las asimetrías existentes en función de una demanda atada a la conveniencia económica de elegir destinos en función de la tarifa aérea”, expresaron. Los senadores nacionales del oficialismo, en cambio, aún no hicieron nada al respecto.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar