domingo 7 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Remedios que matan

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de junio de 2022 - 01:15

Un estudio científico determinó que la mitad de los ríos del mundo están contaminados con medicamentos recetados y de venta libre. Restos de antibióticos, antidepresivos, analgésicos, anticonceptivos orales, pastillas para la alergia y tranquilizantes se esparcen por los cursos de agua afectando la vida de especies animales y vegetales. Se trata de un grave problema ecológico, pero pone al mismo tiempo en evidencia otro preocupante: la sobremedicación de las personas, que también tiene efectos nocivos para la salud.

El Proyecto de Monitoreo Global de Productos Farmacéuticos determinó que estos productos químicos ingresan al medio ambiente durante su producción, uso y eliminación. Los investigadores sostienen que las regiones más afectadas del mundo son las que menos se han analizado: África subsahariana, América del Sur y partes del sur de Asia. “Menos de una cuarta parte de las aguas residuales recibe el tratamiento de limpieza adecuado y la tecnología no puede filtrar la mayoría de los productos farmacéuticos”, señala el trabajo.

La existencia de residuos farmacéuticos en ríos y arroyos se debe al consumo excesivo de medicamentos por parte de los seres humanos, que también tiene un costo altísimo para la salud de las personas, pese a que fueron concebidos para curar las enfermedades o aliviar sus síntomas. El Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos estima que por año se producen en nuestro país 24 mil muertes por mal uso de medicamentos. La automedicación, la sobreprescripción y la existencia de remedios “truchos” son las causas principales de estos fallecimientos. Además, se registra un porcentaje muy alto de medicamentos que se expenden de manera ilegal: alrededor del 11% del total. Hay, según la organización, una tendencia creciente por parte de los médicos a solucionar los problemas de salud recetando pastillas, comprimidos, jarabes o inyecciones en exceso. Al mismo tiempo, hay en el sistema de salud, sobre todo el privado, una desatención negligente o intencional de los aspectos preventivos. Es decir, las medidas a adoptar para evitar que las personas se enfermen. Los intereses comerciales de los laboratorios, que ganan dinero vendiendo medicamentos, son muy poderosos.

El mismo sindicato ofrece otro dato que estremece: de las 24 mil muertes por año, aproximadamente 5.400 son por el abuso de analgésicos, recetados por médicos o automedicados. Y muchos de ellos de venta libre, como ibuprofeno, aspirina o paracetamol que, consumidos en exceso, pueden acarrear problemas graves para la salud. Algunos medicamentos, incluso, generan adicción, lo que eleva el problema de categoría. Finalmente debe apuntarse como factor que incide en la mortalidad de los consumidores de medicamentos, a los efectos secundarios o las contraindicaciones, que, aunque figuran en los prospectos, no son atendidos debidamente por los pacientes y no aclarados convenientemente por muchos médicos que los recetan.

Para revertir esta tendencia, que es creciente y es global, deben reformularse las políticas de salud, haciendo hincapié en los aspectos preventivos y combatiendo el consumo excesivo de medicamentes y la medicalización, que convierte situaciones normales en la vida de las personas, en presunto problemas médicos.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar