domingo 25 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Que la noticia sean los incidentes y no la ausencia de ellos

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
23 de septiembre de 2022 - 01:05

En el primer festejo de los estudiantes luego de las restricciones impuestas en 2020 y 2021 por la pandemia de Covid-19, los jóvenes catamarqueños tuvieron un buen comportamiento, según lo comprobado y según también lo admitido por las autoridades policiales en declaraciones periodísticas.

Que el buen comportamiento sea noticia y no algo habitual indica que la ciudadanía se había acostumbrado a identificar este tipo de celebraciones con conductas reprochables, incidentes reiterados y excesos a la vista de todos. En buena hora que el dato sobresaliente de estos últimos días sea que no hubo que lamentar más que algunos episodios aislados, como algunos menores alcoholizados en la vía pública o accidentes casi domésticos, que no deben relacionarse con procederes indebidos sino más bien con impericias propias de adolescentes o jóvenes.

Sí hubo excesos, en cambio, en ámbitos de las fiestas privadas. Tanto de alcohol como de algunas drogas. Cómo llegaron estas sustancias debería ser materia de investigación de las autoridades para evitar que se repitan en años venideros o en la temporada veraniega. Como información de contexto debe recordarse que el martes pasado, en el puesto de control de El Rodeo, se detectaron en un vehículo, conducido por dos mayores de edad, 24 dosis de LSD (Dietilamida de Ácido Lisérgico) que fueron secuestradas con intervención del Juzgado Federal de Catamarca.

La contribución a la celebración con incidentes menores no fue solamente de las chicas y los chicos que realizaron sus festejos en distintas partes de la provincia, pero especialmente en el epicentro de este tipo de celebraciones, la localidad ambateña de El Rodeo, hacia donde se desplazaron en la última semana más de cinco mil personas: también hizo su aporte la Policía provincial, que llevó a cabo un control preventivo prudente y responsable, sin bravuconadas y provocaciones como pueden observarse, por ejemplo, los fines de semana en el ingreso y egreso de los boliches bailables. En esos eventos, los malos tratos de los efectivos son notorios, de modo que la presencia policial suele, más que funcionar como factor de disuasión de los conflictos, alimentar las probabilidades de incidentes, algunos de los cuales derivan en grescas de importantes dimensiones.

Pero no solo merece destacarse la ausencia de episodios de violencia, sino también gestos solidarios como el desplegado por adolescentes que juegan en Los Teros Rugby Club, quienes ocuparon un tiempo que podrían haber dedicado al esparcimiento o a la diversión para ayudar en trabajos menores de refacción del Hospital Zonal de El Rodeo.

Es de esperar que la “novedad” de este año se convierta en habitualidad en los festejos venideros. De modo que la noticia sean los incidentes y no la ausencia de ellos. La diversión sin excesos y sin violencia es deseable pero también posible, como ha quedado comprobado en esta última semana en Catamarca.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Tremendo. el automóvil quedó con importantes daños materiales.

Te Puede Interesar