martes 14 de mayo de 2024
Elimina la eximición del pago de este impuesto

Proyecto que restituye Ganancias pone en riesgo las guardias médicas

La iniciativa que envió el Gobierno nacional al Congreso podría generar el regreso de un viejo conflicto con los profesionales médicos.

El proyecto de reversión del impuesto a las Ganancias a la cuarta categoría que presentó el Gobierno nacional en el Congreso amenaza con reflotar un viejo conflicto con el personal médico en la provincia y en el país. Sucede que la iniciativa denominada “Ley de Medidas Fiscales Paliativas y Relevantes” propone eliminar la eximición que actualmente impide que el impuesto a las Ganancias impacte en las guardias y horas extras que cobran los profesionales de la Salud.

La eximición está vigente por una ley que fue aprobada por el Congreso nacional en abril de 2023, que estableció que tanto las guardias médicas como las horas extras realizadas por trabajadores de la Salud quedaran exentas del impuesto en cuestión. Esa ley obtuvo la sanción definitiva luego del reclamo de los médicos de todo el país. La iniciativa había sido promovida en la Cámara alta por el senador de Catamarca Guillermo Andrada, junto al senador por Tucumán Pablo Yedlin.

Ahora, el tema vuelve a quedar en manos de los legisladores nacionales para que definan la continuidad o no de esa eximición que garantizó la normal prestación del servicio de Salud en las provincias.

La eliminación del beneficio para las guardias médicas está prevista en el artículo 80 del proyecto que envió el Gobierno de Javier Milei al Congreso dentro de lo que es la nueva y reformulada Ley de Bases. En este sentido, la iniciativa establece que “no serán aplicables las disposiciones contenidas en ningún tipo de leyes –generales, especiales o estatutarias, excepto las contenidas en esta ley y sus modificaciones y la Ley N° 26176–, decretos, convenios colectivos de trabajo o cualquier otra convención o norma, sean emitidas por el Estado (incluyendo el Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial o Ministerio Público) nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o municipal, entes descentralizados y/o cualquier otro sujeto, mediante las cuales esté establecido o se establezca en el futuro, directa o indirectamente, la exención, desgravación, exclusión, reducción o la deducción, total o parcial, de materia imponible de este impuesto, de los importes percibidos por los contribuyentes comprendidos en los incisos a) y b) del artículo 82 (de la Ley de Impuestos a las Ganancias), sean éstos recibidos por cualquier concepto incluyendo, sin limitación, gastos de representación, viáticos, viandas, movilidad, bonificación especial, protocolo, riesgo profesional, coeficiente técnico, dedicación especial o funcional, responsabilidad jerárquica o funcional, desarraigo, bono por productividad, horas extras o por cualquier otro concepto, cualquiera fuera la denominación asignada o que se le asigne”.

En concreto, el proyecto contempla la eliminación de exenciones fiscales vigentes, como las diferencias entre horas extras y ordinarias en días feriados, bonos por productividad y los ingresos de guardias médicas, entre otros puntos.

Las guardias médicas fueron un punto de constante conflicto entre la Provincia y el personal de la Salud. Es que, aunque el Gobierno provincial incrementaba el punto índice mediante el cual se calcula el pago de las guardias, los médicos no percibían esta mejora porque era absorbida por el Impuesto a las Ganancias. Luego de años de reclamo, el Congreso le puso fin a este conflicto que afectaba a todas las provincias.

Con las guardias médicas, el Ejecutivo provincial se garantizaba el normal funcionamiento del sistema de Salud en toda la provincia, especialmente para el interior.

La ley aprobada el año pasado consistía en eximir a todas las guardias realizadas por los profesionales, técnicos, auxiliares y personal operativo de los sistemas de salud, incluso las horas extras, en todo el territorio nacional, ya sean activas o pasivas, obligatorias y en servicios de salud públicos y privados.

Nuevos pisos

El proyecto de ley establece un nuevo mínimo no imponible para empleados solteros, fijado en $1.800.000 de salario bruto mensual, equivalente a $1.494.000 netos, sin considerar deducciones por cónyuge o hijos. En el caso de empleados con cónyuge e hijos menores de 18 años a su cargo, el umbral para comenzar a tributar sería de $2.300.000 de salario bruto mensual, equivalente a $1.981.278 netos. Este nuevo esquema de tributación podría impactar significativamente en el bolsillo de miles de familias trabajadoras.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
renunciaron siete cirujanos en el hsjb y se encendio la polemica con el gobierno

Te Puede Interesar