martes 17 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sucedió en la mañana del 1 de enero

Por el incidente a la salida de Wika, ya interviene Asuntos Internos de la Policía

Se presentó una queja formal en la Jefatura policial por parte de la madre de los jóvenes involucrados.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Conocido el incidente tras el operativo de despeje a la salida del local bailable Wika, en la zona alta capitalina, fuentes consultadas en la Jefatura de la Policía informaron que se dio intervención a la División de Asuntos Internos dada la gravedad que reviste el hecho. Dos hermanos acusaron a efectivos de Infantería, quienes a su vez los denunciaron por "desobediencia".

El hecho sucedió en la mañana del domingo 1 de enero. Personal policial realizaba un “operativo de despeje” a la salida del boliche que se encuentra ubicado en la zona oeste de la Capital. Fuentes policiales informaron que apenas pasadas las 6.30, efectivos de la Comisaría Quinta, conjuntamente con sus pares de la División Guardia de Infantería realizaban despeje en el local bailable, ubicado en avenida Juan Pablo II, en inmediaciones del Balcón de la Ciudad. En este contexto, procedieron al arresto por infracción al Código de Faltas de un joven de 28 años. A la vez, personal del Cuerpo Guardia Infantería Femenino contra una joven de 22 años por causar disturbios y resistencia a la autoridad.

Durante este procedimiento, los hermanos habrían resultado golpeados. En consecuencia, realizaron una denuncia en la Unidad Judicial Nº 5. Poco después los policías que intervinieron en el procedimiento realizaron su presentación. Adujeron que los dos hermanos desobedecieron las órdenes emitidas por la autoridad policial.

De acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, ayer al mediodía se presentó una queja formal por parte de la madre de ambos jóvenes en Jefatura. Ante esta situación, el reclamo fue elevado al Ministerio de Seguridad. De esta manera, se dio intervención a la División de Asuntos Internos a los fines de investigar lo acontecido.

Este diario también pudo acceder al informe pertinente, emitido desde la Comisaría Quinta. Según se detalló, al momento de realizar el despeje de la vía pública, un joven habría obstaculizado la calzada por donde transitan los vehículos. Por ello, se le habría indicado que se hiciera a un lado para resguardar su integridad física y la de terceros. Pese al pedido, el joven habría comenzado a vociferar insultos y amenazas hacia el personal policial. No obstante, los efectivos insistieron con el pedido. El joven no solo habría hecho caso omiso sino que, al mismo tiempo, habría empujado a un policía. En consecuencia, el personal procedió a reducirlo de manera inmediata.

Para ello lo arrojaron de costado al suelo y se le colocaron las esposas. Ante esta situación, intervino una mujer. Mediante gritos y golpes habría intentado liberar al joven aprehendido. Dada la situación, intervinieron dos policías de Infantería Femenina para reducir a la joven mujer.

Según el reporte policial, al llegar a la seccional, familiares de ambos jóvenes se encontraban allí. Reclamaron por el procedimiento tomado hacia los jóvenes. A la vez, la madre de los jóvenes habría exigido que los liberaran. Finalmente, poco antes de las 7.30, ambos jóvenes recuperaron la libertad. Con el correr de las horas, se viralizó en redes sociales el procedimiento de despeje a la salida del boliche Wika y el incidente en cuestión.

Repudio

Luego de que este incidente tomara estado público, la diputada Juana Fernández calificó de “brutalidad policial” lo acontecido a la salida de "Wika" en el marco de los festejos de fin de año. La legisladora analizó junto a su equipo de trabajo el video que se volvió viral en las redes sociales y consideró que se observa “claramente” la “vulneración de los derechos de una joven mujer por parte de efectivos policiales que arrastraron de los pelos a una joven mujer desde la vereda de Wika hasta un patrullero en contra de lo que indica cualquier procedimiento de reducción policial de un civil”.

Al respecto, Fernández indicó que espera un repudio “urgente” de parte del bloque de legisladores del FdT. Al mismo tiempo, pidió al jefe de la Policía, Ángel Agüero, que inicie el proceso de sumario interno y el pase a disponibilidad de los efectivos policiales implicados en los “apremios”.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar