miércoles 17 de abril de 2024
Síndrome Urémico Hemolítico

Piden que se respeten en los niños las comidas indicadas para cada edad

Ya suman tres los niños fallecidos en Córdoba por SUH. Los pequeños son los más expuestos a contraer la enfermedad.

El Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba, informó el domingo pasado un nuevo fallecimiento por Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). La enfermedad –provocada por la bacteria escherichia coli– se transmite a través de la ingesta de alimentos y bebidas contaminadas.

Autoridades sanitarias emitieron una alerta y solicitaron a los adultos que respeten la lista de alimentos sugeridos para los niños y niñas, según las distintas etapas de sus desarrollos.

El riesgo de complicaciones de esta bacteria aumenta en lactantes. La vía de contaminación es fecal-oral y se transmite a través de la ingesta de comidas con presencia de la bacteria.

También puede propagarse a través del agua contaminada con materia fecal.

“La cantidad de casos es la esperada para esta época del año, pero lamentablemente ya registramos tres fallecidos. Hace 3 años que no registrábamos muertes por esta enfermedad en nuestra provincia”, explicó Ana Willington, directora de Epidemiología de Córdoba.

La especialista informó que los tres decesos fueron casos aislados. Esto quiere decir que no existe un vínculo en común entre todos. “El Síndrome Urémico Hemolítico es grave. Siempre está latente el riesgo del fallecimiento. Hay que consultar apenas el niño comience con diarrea, vómitos o dolores abdominales”, agregó.

Medidas preventivas

La funcionaria desaconsejó el consumo de carne molida en niños menores de cinco años, salvo que estemos seguros de cómo se cocinó ese alimento. Las hamburguesas, por ejemplo, suelen dar el falso aspecto de estar cocidas por fuera pero, al cortarlas, las pequeñas porciones de carne de adentro pueden quedar crudas.

De esta forma, la bacteria no logra ser eliminada a través del calor o la cocción.

Especial precaución hay que tener con los alimentos que se compran “en el camino” y más si no tenemos certeza de cómo se lavaron las verduras o cómo se cocinaron las carnes. Un ejemplo: las empanadas. No hay que perder de vista la cadena de frío. No comprar los productos que no informan en forma clara su procedencia.

“La bacteria puede estar presente en cualquier sitio en contacto con materia fecal”, dijo Willington.

Lavar las manos salva vidas, en especial, si se trata de eliminar este tipo de contaminaciones. Hay que hacerlo en forma frecuente, con agua y con jabón. Las frutas y verduras deben lavarse con agua segura, en tablas separadas a las de la carne.

Una buena idea es comprar una tabla verde para identificar las verduras y una roja, que se reservará para cortar las carnes.

La bacteria puede estar presente en el agua. Si los más pequeños se bañan en el río –en presencia del adulto– procurar que exista corriente de agua. Evitar ollas estancadas.

“Hay que entender cuál es la vía de transmisión para cortar la cadena”, continuó la funcionaria.

Cuándo consultar

Willington informó que no todas las personas que desarrollan infección por escherichia coli o una gastroenteritis van a producir síndrome urémico.

La enfermedad está relacionada con la gravedad del cuadro que cada organismo desarrolle.

La funcionaria recomendó a los padres que consulten ante los primeros síntomas de gastroenteritis, dolor abdominal o vómitos, sobre todo en menores de un año, y no esperar decaimiento. Otros síntomas de alerta son palidez, disminución en la eliminación de orina o irritabilidad. En bebés, niños y niñas, rechazo al alimento.

Si una persona presenta estos síntomas, no debe manipular ni preparar alimentos, tampoco asistir al trabajo, escuela, balnearios o piletas. Debe realizar inmediatamente una consulta médica y no automedicarse.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
libraron oficios y tomaran testimonios por los potenciar trabajo en catamarca

Te Puede Interesar