domingo 14 de abril de 2024
Cara y Cruz

Pedagogía libertaria

El presidente Javier Milei reposteó en su cuenta de Instagram la tapa de El Ancasti que informó sobre el colapso que amenaza a las finanzas provinciales debido a los recortes presupuestarios aplicados por el gobierno nacional que administra con proverbial templanza. Acompañó la imagen con un comentario de orden pedagógico: “Así aprendan los políticos a no gastar demás (sic) y tener en orden las cuentas públicas”.

Esto de los colapsos inducidos como herramienta educativa se destaca en una gestión tan fértil en novedades y traumas por su oportunidad. La poda nacional estrella en vísperas del inicio de clases es la eliminación del Fondo de Incentivo Docente, que financia parte del salario de los educadores de todo el país.

La conocida adhesión de Milei por la llamada “Escuela Austríaca”, que alcanza cumbres místicas, es tan conocida como su afición por las analogías bíblicas y Lali Espósito. La solvencia en ciencias de la educación era un aspecto de su formación apenas insinuado en advertencias como la de dejar a los gobernadores “sin un peso” por no aprobarle a libro cerrado la Ley Ómnibus, que ahora viene a revelarse en todo su esplendor y profundidad.

Entre tanto charlatán de feria con ínfulas intelectuales, el señor presidente recupera un olvidado principio didáctico: la letra con sangre entra.

No sería extraño que la sociedad sea informada en el futuro de que los recortes unilaterales sobre las economías provinciales no obedecen al afán de austeridad y a la necesidad de alcanzar un déficit 0 sacralizado que ni el FMI exige, sino a la vocación docente del Jefe de Estado, cuya versatilidad le permite disertar sobre una variedad de temas tan amplia que van desde la economía y la historia hasta la dinámica de los festivales provinciales y municipales.

La caja de herramientas presidencial incluye una riqueza léxica que se manifiesta con particular claridad en los insultos: traidor, imbécil, burro, corrupto, chorro, etc, son variaciones del originario y taquillero “casta”, que ya aburre por lo trillado.

Que Milei celebre la asfixia financiera en la que Catamarca y el resto del país empiezan a adentrarse a raíz de sus disposiciones podría provocar el rechazo de los equivocados que nunca faltan. Debe comprenderse que su programa incluye la posibilidad de errar 40 años sufriendo penurias por el desierto antes de arribar a la Tierra Prometida, como los judíos hicieron bajo el mando de su admirado Moisés. Lo dijo siempre, así que no vale hacerse los sorprendidos.

¿Qué son 5, 15, 20, 100 años de sacrificio al lado de la gesta judía que se extiende hasta la fecha?

La sociedad argentina conducida por Milei protagoniza una saga milenarista y legendaria, aunque a veces confundan un poco las referencias a Juan Bautista Alberdi.

Los caminos de Milei son, como los del Señor, misteriosos. “Como la senda del viento, o como la forma en que el espíritu humano se infunde en el cuerpo del niño aún en el vientre de su madre. El que llegue a muy anciano regocíjese cada día de su vida, pero recuerde también que la eternidad es mucho más larga y que comparado con ella todo lo de este mundo es vano” (Eclesiastés).

“La eternidad es mucho más larga…” que la herencia del kirchnerismo y Sergio Massa, añade Milei evangelista.

Así resultó ser que las intrincadas e intensas tratativas por la Ley Ómnibus no fueron más que una astuta argucia del Presidente para desenmascarar a los herejes que objetan sus designios. Maniobra “maravillosa”, según el profeta, que fructificará en las elecciones legislativas del año que viene, cuando el pueblo, iluminado por su genio estratégico, expulse con el voto a los traidores que quedaron en evidencia.

Por aquello de que a Dios rogando y con el mazo dando, los apóstatas fueron identificados en listas negras que las huestes libertarias desparramaron por Twitter.

Preclara y prudente medida. No vaya a ser que la iluminación termine perjudicada por el aumento de la tarifa de energía. Faltaría que el plan divino se malogre por apagón.

10-1.jpg
Seguí leyendo

Te Puede Interesar