viernes 14 de junio de 2024
Cara y Cruz

Para el AMBA sí hay plata

Para mantener congelado el precio del boleto y destrabar la paritaria entre las empresas y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que el mes pasado paralizó el servicio durante un día por un conflicto salarial, el Gobierno nacional oficializó un aumento del 39% para los subsidios que reciben las empresas de colectivos del Área Metropolitana de Buenos Aires.

En esa región, el sistema funciona con $153.000 millones mensuales, de los cuales un 70% son aportados por el Estado y el 30% por el precio de las tarifas.

Tras la publicación del aumento en el Boletín Oficial, algunos gobernadores rezongaron y volvieron a reclamar una recomposición de las transferencias interrumpidas por el gobierno nacional en febrero.

Ricardo Quintela, de La Rioja, tuiteó: "Una vez más, el Gobierno nacional toma una decisión que va en contra de la mayoría de los argentinos y argentinas. A través del Boletín Oficial, se confirma que eliminan los subsidios al transporte, manteniéndolos solo para el Área Metropolitana de Buenos Aires, afectando gravemente a muchas personas, porque además aumentan el subsidio para el AMBA”.

También se pronunció el santiagueño Gerardo Zamora. "Hoy vuelve a burlarse del resto del país: acaba de aumentar el subsidio para el Amba (50 % retroactivo a febrero). Con los recursos de todos los argentinos, solo los porteños pagan el boleto más barato. ¿La idea es destruir definitivamente el federalismo, las provincias y el bolsillo de sus habitantes?”, tuiteó.

La medida también cayó pésimo en el flamante foro que reúne a intendentes del interior, del que forma parte el catamarqueño Gustavo Saadi, que se lanzó hace poco en un encuentro realizado en Rosario del que participó el ministro del Interior, Guillermo Francos.

El subsidio al transporte es uno de los mecanismos que con mayor claridad expone la inequidad administrativa arraigada en la Casa Rosada, que Javier Milei parece dispuesto a llevar al paroxismo.

El transporte se subsidia con el impuesto a los combustibles, que cada argentino paga cuando carga nafta o gasoil.

Milei eliminó el fondo destinado a este fin, instituido para compensar a las provincias después de que Mauricio Macri volteó el Fondo Sojero, en febrero pasado.

Ya entonces la gestión libertaria excluyó del sablazo al área metropolitana a la que ahora vuelve a beneficiar con un incremento mientras mantiene al interior mendigando por la brutal retracción de las partidas con asignación específica, la suspensión de la obra pública y la caída de la coparticipación debido a una recesión que se prolonga sin visos de revertirse.

El “no hay plata” es relativo. Para auxiliar al AMBA se consigue.

El aumento de las partidas para que el boleto no suba en esa región se da pocas horas después de que la gestión libertaria ofreciera otra muestra de sus predilecciones: destrabó las partidas para la Universidad Nacional de Buenos Aires y postergó al resto que, obviamente, se puso otra vez en pie de guerra.

El interior sigue siendo desplumado para solventar el área metropolitana por motivos demográficos y demagógicos: AMBA concentra más del 40% del padrón nacional. A la hora de administrar, los gobiernos nacionales priorizan la razón electoral.

El federalismo que se pregona deviene trucho. Las gestiones anteriores a Milei lo sostuvieron con aportes que distribuían discrecionalmente, en el conocido método del látigo y la billetera para disciplinar políticamente.

Milei aplica látigo para el interior y billetera para el AMBA.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar