miércoles 17 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

No le importa

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
19 de julio de 2022 - 01:15

Dos semanas después del traumático reemplazo de Martín Guzmán por Silvina Batakis en el Ministerio de Economía, Cristina emitió por fin su parecer sobre el rumbo económico de su Gobierno: no le importa.

La crisis de confianza que Batakis y Alberto Fernández no pueden revertir es para ella menos relevante que su circunstancia judicial particular, de manera que, antes que señales tendientes a mermar la incertidumbre, eligió disparar otra vez contra la Suprema Corte. En un video de alta calidad difundido por Twitter y titulado “De la Corte ejemplar a la Corte de los cuatro: breve crónica de la decadencia”, reincide en los cuestionamientos al “partido judicial” y denuncia una vez más sus vínculos con el macrismo.

"Los argentinos y las argentinas –sostiene- deben saber que será muy difícil mejorar las condiciones de vida de todos y todas con esta Corte y con este modo de funcionamiento del Poder Judicial, en donde las condiciones de igualdad ante la Ley son letra muerta de la Constitución".

La Vicepresidenta se siente discriminada porque el Poder Judicial no es tan riguroso con Mauricio Macri como con ella.

Mientras tolera que la Cámara Federal sobresea a Macri en la causa por espionaje ilegal a los familiares de las víctimas del ARA San Juan, avala que la condena a ella por corrupción en la obra pública ya esté “escrita y, a esta altura, hasta firmada”.

Que los cuatro supremos se hayan abstenido hasta ahora de fallar en lo que se refiere a la pensión vitalicia doble que le permite engullir 4,1 millones de pesos al mes debe interpretarse, en su línea de razonamiento, como una extraña concesión a la equidad, por más que miles de jubilados deban someterse a amansadoras de años para que la ANSES reconozca sus derechos.

También ha de ser de estricta justicia que el procurador del Tesoro Carlos Zaninni haya ordenado que se la restituyan y que la titular del organismo, Fernanda Raverta, haya consentido sin apelar una sentencia, como hace con cualquier cristiano del deprimido universo jubilatorio.

Estas contradicciones en el pensamiento Cristina son insignificantes frente al dramático escenario que el país atraviesa con más angustia a raíz del colapso del esquema de gestión que diseñó en 2019 al colocar a Alberto Fernández como Presidente. Es probable que “las condiciones de vida de todos y todas” no mejoren con esta Corte. Que no mejorarán con un Gobierno tramado por las intrigas que ella y los suyos promueven en el esmerilamiento sistemático de la autoridad presidencial es, en cambio, seguro.

El silencio sobre la gestión de Batakis ya era inquietante. La selección de prioridades que hizo la Vicepresidenta al cargar contra la Corte en lugar respaldar a la ministra lo torna tenebroso.

Cristina ha conseguido ratificar su condición de propietaria del Frente de Todos a un altísimo costo para el país, a fuerza de humillar al gerente seleccionado por ella misma. Su palabra era ayer de importancia central para aportar a la desmejorada consistencia política del inquilino de la Casa Rosada, que experimenta los efectos de una fuga acelerada: solo cinco gobernadores –el catamarqueño Raúl Jalil entre ellos- concurrieron a la reunión convocada para que Batakis explicara su programa.

El aislamiento de Fernández es cada vez más pronunciado y ostensible, los furcios que lo desbarrancan en el ridículo cada vez más frecuentes.

Ayer confundió a Catamarca con Nicaragua al confirmar una inversión nacional para el dique Río Hondo, en Londres.

Un hombre totalmente superado por las circunstancias, afectado mentalmente por el despoder, abandonado por una madrina desertora.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
perpetua para un hombre que mato a su pareja

Te Puede Interesar