lunes 26 de febrero de 2024
Editorial

Muertes evitables

Con motivo de celebrarse ayer el Día Mundial del Sida, conmemoración que procura hacer visible la persistencia del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana)...

Con motivo de celebrarse ayer el Día Mundial del Sida, conmemoración que procura hacer visible la persistencia del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) como amenaza para la salud pública, se conoció el dato de que el 13 por ciento de los argentinos portadores desconoce que tiene el virus, según la Fundación Huésped. Otras fuentes estiran el porcentaje al 30. Esta situación genera dos problemas igualmente graves: no recibe el tratamiento adecuado, lo que puede producir el agravamiento de la salud del paciente y eventualmente la muerte; y además puede seguir transmitiendo el virus si no tomas las medidas preventivas adecuadas.

Por esta razón es que todas las campañas que se desarrollan en la actualidad lo que buscan es concientizar a la población sobre la necesidad de recurrir a esos métodos de prevención, pero además respecto de la conveniencia de realizarse periódicamente análisis para constatar si se es, o no, portador del virus. La detección temprana es fundamental para que la persona portadora inicie el tratamiento y de ese modo tenga una buena calidad de vida. Además, el tratamiento permite que el portador deje de transmitir el virus a mediano plazo, una vez que logra mantener su carga viral indetectable. El consejo es válido particularmente a las poblaciones con mayor riesgo de contraerlo, pero incluye a todas las personas.

En Catamarca se van detectando, en lo que va del año, 89 nuevos casos de VIH, un número bastante superior a los 70 del año pasado. El director del Centro Único de Referencia (CUR), Alejandro Santillán Iturres, aclara sin embargo que no necesariamente es una mala noticia. “El detectar más pacientes tiene que ver con que hay más testeos también. Por ejemplo, Catamarca tiene una incidencia de 17 casos por 100.000 habitantes. Y Jujuy, Salta, que son vecinas, tienen 30 casos por 100.000 habitantes”.

En la década del 80 del siglo pasado, cuando el virus empezó a expandirse por todo el mundo, una vez que el paciente desarrollaba el SIDA (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida) era inexorablemente la muerte. A fines de los noventa y principios de este siglo empezaron a tener éxito los tratamientos con cócteles de drogas. Con el perfeccionamiento de las drogas que se utilizan para bajar la carga viral, se empezaron a relajar las medidas preventivas, lo que derivó en un incremento de los casos.

En el país, según los datos del Ministerio de Salud de la Nación, viven en la actualidad casi 150.000 personas con VIH. Las muertes por enfermedades relacionadas con el virus continúan. En 2020, por ejemplo, se produjeron 1.139. Todas esas muertes son evitables si se realiza un diagnóstico temprano. De modo que, pese al avance científico que representa el descubrimiento de un tratamiento eficaz para evitar la muerte, el VIH sigue vigente. Deberán en consecuencia, profundizarse las campañas para continuar con los métodos preventivos y para concientizar acerca de la necesidad de realizarse los test para corroborar si la persona es o no portadora del virus.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Desmanes. Policías retirados y activos sublevados en casa de gobierno. 

Te Puede Interesar