martes 21 de mayo de 2024
Editorial

Mostrarnos afuera

El fin de semana extralargo de Semana Santa significó para el turismo una reivindicación del fracaso de la temporada...

El fin de semana extralargo de Semana Santa significó para el turismo una reivindicación del fracaso de la temporada veraniega. Los expertos en la temática entienden que la gran cantidad de gente que se movilizó en esos días fue excepcional, y que difícilmente el fenómeno se repita en otros feriados a raíz de la pérdida del poder adquisitivo de los salarios de amplios sectores de la clase media.

De todos modos, si bien fueron muchos los turistas, el gasto per cápita de los visitantes nacionales fue bastante más bajo, descontando inflación, que el registrado en años anteriores. Como contrapartida, el turismo extranjero fue el que aportó divisas. Los que llegan a la Argentina a visitar las localidades con los mejores atractivos turísticos suelen, como regla general, gastar más y en consecuencia elevar la rentabilidad de los establecimientos hoteleros, gastronómicos, de comercio que se encuentran en esos lugares.

En los últimos años Catamarca también ha incrementado la recepción de turistas extranjeros, aunque aún está lejos de competir con otros destinos, incluso de la región noroeste. Hasta que la situación económica general del país mejore –y no hay perspectivas de que eso suceda en el corto plazo-, Catamarca debería mostrarse afuera, es decir, asumir un rol mucho más activo de promoción de la provincia en otros países del continente, pero también en países centrales, que encuentran en las bellezas paisajísticas locales y en nuestra riqueza cultural, motivaciones de calidad para tomar la decisión de visitarnos.

La promoción en el extranjero de la marca Catamarca en turismo es necesaria pero, sin embargo, insuficiente. Debe prepararse para recibir al turista extranjero, lo cual implica una mejora de la infraestructura pública y privada, más vuelos diarios, capacitación de los efectores turísticos locales para la atención, entre muchas otras acciones imprescindibles.

La provincia, de todos modos, cuenta con ventajas comparativas respecto de otros destinos con mayor grado de urbanización o concentración poblacional. Luego de la pandemia, el turismo procura visitar lugares “de alta calidad ambiental”, donde no haya aglomeraciones y los atractivos sean más de tipo natural que generados por el hombre con un sentido comercial, en donde la convocatoria a multitudes son funcionales a la propagación de enfermedades contagiosas. La región del NOA, y particularmente Catamarca, cuenta con muchas opciones de ese tipo, muy valoradas por los turistas de países desarrollados.

Como ya se señaló en otra oportunidad en esta misma columna, el turismo sustentable, el turismo de aventura o el ecoturismo, que emergen como opciones que los viajeros practicarán con más asiduidad en el futuro, se adaptan perfectamente a la oferta turística catamarqueña. La inmensa disponibilidad y variedad de paisajes con que cuenta la provincia es un recurso valiosísimo en el nuevo contexto y esa ventaja debe aprovecharse.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar