lunes 20 de mayo de 2024
Fundamentos de la Cámara de Apelaciones

Morales y Bazán: por imprecisiones, retrocedió la causa de abuso sexual

El expediente vuelve a Fiscalía para precisar la determinación del hecho. Se volvería a indagar a los acusados.

Enzo Morales y Cintia Bazán se encuentran privados de la libertad desde enero de 2021. Sobre ambos pesan fuertes acusaciones por dos hechos distintos que se tramitan por cuerdas separadas y su situación es compleja.

En 2020, en plena pandemia, Morales fue denunciado por ultrajar a una niña. Oportunamente, fue imputado por “abuso sexual simple continuado doblemente calificado, en concurso ideal con promoción de la corrupción de menores agravado", “abuso sexual gravemente ultrajante continuado doblemente calificado y “abuso sexual con acceso carnal continuado doblemente calificado".

En ambos casos, en concurso ideal con "promoción de la corrupción de menores agravado", en calidad de autor. En tanto que Bazán, fue imputada por “encubrimiento agravado”.

La defensa de ambos acusados -la defensora Penal Oficial de Segunda Nominación Florencia González Pinto, representante de Morales, y Luis Alfaro Asmat, quien asiste a Bazán- habían presentado un recurso en la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos para el cese de prisión preventiva de los acusados. A finales de marzo, el Tribunal de Alzada, integrado por los jueces Elena Berrondo Isí, Juan Rosales y Edgardo Álvarez, resolvió “declarar de oficio la nulidad absoluta del acta y resolución de prisión preventiva”. No obstante, los imputados mantienen su situación de privados de la libertad.

Ayer, esta Cámara dio a conocer los fundamentos. La elaboración del voto estuvo a cargo de la jueza Berrondo Isí y tuvo adhesión de sus pares.

El Tribunal de Alzada, al analizar el planteo y el expediente, en el marco de su competencia realizó un control de proceso judicial. De esta manera, advirtió imprecisiones y se remitió el expediente a la Fiscalía para que se corrija y se vuelva a indagar a los acusados.

“De una lectura del legajo, se advirtieron vicios en el decreto de determinación de los hechos. El Ministerio Público Fiscal no ha dado acabado cumplimiento con las previsiones contenidas en la citada normativa, provocando una situación jurídicamente gravosa para el imputado”, se indicó.

Al respecto, se advirtió que el cumplimiento inadecuado o el incumplimiento de estos requisitos afectan la garantía de la defensa en juicio. Esta omisión impide al acusado defenderse realmente si no se le informa debidamente de los hechos que se les acusa y su correcto encuadre legal. Con relación a la imputación de Morales, la acusación describe “conductas sucedidas entre un amplio margen temporal.

Se advierte que el período de tiempos que fija el Ministerio Publico Fiscal oscila entre 2010 a enero 2020. Sin embargo, durante ese lapso temporal, no se puede discriminar o deslindar con precisión el momento en el que ocurrieron las conductas relatadas. La determinación imprecisa de los hechos refleja un claro entrelazamiento de las conductas imputadas a Morales".

En cuanto a la acusación de Bazán, la acusación tiene diversas particularidades.

La acusación que realizó el Ministerio Publico Fiscal es relativa al tipo de encubrimiento por favorecimiento personal por omisión de denunciar. Surge evidente que en la acción típica indicada, solo pueden ser autores del delito aquellas personas por las cuales la ley le impone la obligación estricta de denunciar, ya sea porque el ilícito le llegó a su conocimiento en el ejercicio de sus funciones, como así también aquellas personas que revisten el carácter de funcionarios que tengan la obligación de impulsar la persecución penal de delitos”, se indicó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar