viernes 21 de junio de 2024
Complicaciones para el gobierno en el debate de la norma

Lousteau presentó su propio dictamen de la Ley Bases

El presidente de la UCR realiza cambios profundos en relación con la versión que quieren los libertarios.

Mientras el Gobierno negocia contra reloj con sectores de la oposición dialoguista de cara a la sesión del próximo miércoles, el senador Martín Lousteau presentó su propio dictamen de minoría de la Ley Bases y el paquete fiscal.

El ambicioso texto impulsado por el presidente de la UCR realiza cambios profundos respecto a la versión que quieren aprobar los libertarios. De hecho, en el entorno de Lousteau entienden que las modificaciones negociadas durante las últimas semanas, que le permitieron al oficialismo llevarse el dictamen de mayoría la semana pasada, solo fueron “cosméticas” y tuvieron como objetivo darle una justificación a algunos senadores opositores para votar a favor del proyecto.

En el equipo de Lousteau aseguran que el texto está plagado de “trampitas” para beneficiar a diferentes sectores económicos y por eso lamentaban no haber tenido más tiempo para analizar todo en profundidad. En ese sentido, señalaron que era conveniente aprovechar que el anunciado Pacto de Mayo había quedado desactivado para dar una discusión más pormenorizada en el Senado. “El problema es que algunos quieren que esta ley pase lo más rápido posible y no están pensando en el impacto a futuro”, explicaron.

Entre sus principales diferencias se destaca la eliminación de las emergencias y, por lo tanto, de las facultades delegadas. Con el voto en contra del senador Pablo Blanco (UCR) y de Martín Lousteau, más los 33 peronistas, la oposición solo debería sumar dos votos más para rechazar ese artículo. Un panorama bastante complejo para la Casa Rosada.

En cuanto a las privatizaciones, el dictamen de Lousteau excluye Aerolíneas Argentinas, el Correo Argentino y Radio y TV Argentina de la lista de empresas que el Gobierno puede vender. En ese sentido, obliga al Poder Ejecutivo a presentar ante la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones una propuesta para la privatización.

Por otro lado, incorpora la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que ya recibió media sanción en Diputados y que el propio Javier Milei adelantó que vetaría en caso de ser ratificada por el Senado. También se incluye el financiamiento de las universidades que todavía sigue en discusión entre el Gobierno y los rectores. La actualización de las partidas para gastos de funcionamiento, inversión y programas especiales se hará de forma bimestral en base a los datos de inflación. También se declara la Educación como servicio esencial.

En cuanto a las obras públicas, que quedaron en el centro de la discusión política luego de que el jefe de Gabinete Guillermo Francos anunciara futuros recortes si se aprobaba la reforma jubilatoria, el dictamen de Lousteau estipula excluir la suspensión o rescisión a los contratos de obra pública que se encontraran físicamente ejecutados en un 75% a la fecha de la sanción de la ley, o que cuenten con financiamiento internacional para su concreción.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar