viernes 23 de febrero de 2024
Editorial

Los desafíos de la agenda ambiental

Mañana comienza en Dubái la Conferencia de las Partes del Cambio Climático (COP) 28. Organizada por las Naciones Unidas...

Mañana comienza en Dubái la Conferencia de las Partes del Cambio Climático (COP) 28. Organizada por las Naciones Unidas, Argentina estará, como en todas las instancias anteriores, representada. Concurrirán la secretaria de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación, Cecilia Nicolini, y la directora nacional de dicho organismo, Florencia Mitchell.

Será una de las últimas actividades de estas funcionarias, teniendo en cuenta que en menos de dos semanas habrá un cambio en el gobierno nacional, de modo que no estarán en condiciones de asumir compromisos respecto de políticas a implementar en el futuro, ni siquiera en el corto plazo.

No debería ser así, porque las estrategias de cuidado del medio ambiente y de lucha contra el calentamiento global merecen tener el rango de políticas de Estado, que se mantienen casi sin alteraciones aun cuando cambien las gestiones de gobierno. Pero sucede que el presidente electo, Javier Milei, ha negado en numerosas oportunidades la incidencia humana en el cambio climático, a contrapelo de las evidencias científicas acumuladas durante las últimas décadas.

En la conferencia de Dubái se abordarán temas vinculados a los compromisos asumidos en el Acuerdo de París, del año 2015, para reducir las emisiones de carbono, revertir el peligroso ritmo del calentamiento global y apoyar a los países en vías de desarrollo, víctimas de la contaminación de las potencias. Los países desarrollados no han hecho todos los esfuerzos necesarios para honrar esas obligaciones.

La posición argentina en esta instancia es insistir en la necesidad de que se reconozca a nuestro país y otros del hemisferio como acreedores ambientales, fortaleciendo la agenda de financiamiento de los países centrales, que éstos intentan invisibilizar. En general, la postura de los países de América Latina es señalar que los países del hemisferio norte producen el 86% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Y que por esa razón tienen la obligación de financiar el desarrollo sustentable de los países del sur, que son menos contaminantes.

Según un informe elaborado por la organización Periodistas x el Planeta, en 2009 los países desarrollados prometieron un flujo de financiación climática pública de alrededor de 100.000 millones de dólares. Pero en la actualidad el flujo apenas supera el 40% de esa cifra.

El objetivo de los países latinoamericanos en esta cumbre es lograr que los funcionarios de los países de la región se reúnan con el presidente de la COP 28, Sultán Al Jaber, para acercarle tres propuestas: financiamiento climático, balance de la implementación en el mundo del Acuerdo de París y puesta en marcha del fondo de pérdidas y daños.

La gravedad de los efectos del cambio climático en el planeta obliga a que todos los países asuman con responsabilidad la implementación de políticas ambientalmente sustentables. Es de esperar que la posición expresada por Milei sea solo personal y que el gobierno que asuma el 10 de diciembre sea consecuente con los desafíos que plantea la agenda ambiental a seguir.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
se inauguro la despensa: primera comercializadora de la economia social

Te Puede Interesar