sábado 24 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Logros exiguos

Las cifras difundidas el lunes sobre el crecimiento del empleo registrado en el país fueron exhibidas...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de septiembre de 2022 - 00:15

Las cifras difundidas el lunes sobre el crecimiento del empleo registrado en el país fueron exhibidas por el Gobierno nacional como un logro de magnitud, al punto que el presidente Alberto Fernández tuiteó “récord histórico: en junio fueron 12,7 millones las trabajadoras y trabajadores registrados en la Argentina”.

Las cifras oficiales, provistas por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) indican que la cantidad de personas con empleo registrado en el país creció 5% en junio respecto a igual mes de 2021. Catamarca, otra vez, lidera la expansión del trabajo registrado con un incremento interanual del 17%. Luego vienen Tierra del Fuego (+12,2%), Formosa (+11,5%), Santiago del Estero (+8,6%) y Neuquén (+8,4%). Entre estas cinco provincias lograron generar en el último año un total de 25.341 empleos, el 10% del total nacional, según señala el informe de la consultora Politikon Chaco “Empleo registrado en el sector privado- Análisis de la evolución del empleo privado formal, en valores absolutos y relativos”.

Vale aclarar que la comparación es con un mes en que la actividad estaba restringida por las medidas dispuestas en un contexto de aumento considerable de los casos de Covid-19 en la Argentina, pero de todos modos los actuales niveles de trabajo registrado ya están por encima de los que existían en 2019.

Luego de un 2020 muy malo económicamente por las restricciones impuestas a causa de la pandemia, donde la economía cayó casi el 10% y se perdieron casi 150.000 empleos, a partir del segundo semestre hubo un crecimiento de los puestos de trabajo y consecuentemente una baja de los índices de desocupación. Si en el primer tramo de esta recuperación prevalecieron los trabajos precarizados y los no registrados, en los últimos meses advirtió una expansión del empleo registrado, como lo dan cuenta las estadísticas sistematizadas por el SIPA. Solo en junio pasado se crearon 63.000 puestos.

Si bien el balance general es positivo, resulta menester advertir que la expansión del mercado laboral formal no ha repercutido positivamente, al menos en las últimas mediciones, en los niveles de pobreza, aunque sí en los de indigencia. La paradoja se explica por el bajo nivel de los salarios, que entre 2017 y 2020 perdieron significativamente respecto de la inflación.

El crecimiento del PBI –este año Argentina crecerá por segundo año consecutivo luego de 11 años- y el aumento del empleo en general y del trabajo registrado en particular, son logros exiguos si no generan una disminución de la pobreza, que en el país se mantiene estable desde 2019 en torno al 40% de la población. El desafío es, en consecuencia, lograr avances que consoliden un recorrido hacia mejoramientos concretos y progresivos en los niveles de vida de los argentinos, en particular de los sectores más vulnerables que son los que padecen los embates de las crisis que recurrentemente afectan a la economía nacional.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
cordoba gandini, la escribana denunciada en la causa adhemar bacchiani

Te Puede Interesar