jueves 11 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cámara Penal 3

Lo condenaron a 11 años por abusar de una pequeña niña

Sucedió en 2009, en el interior provincial. El penado mantendrá la libertad hasta que el fallo quede firme.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de abril de 2022 - 23:52

El jueves de la semana pasada, inició en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación un debate por un abuso sexual. Un hombre de apellido Burgos ocupó el banquillo de los acusados. Había llegado imputado por el delito de "abuso sexual con acceso carnal".

El Tribunal está integrado por los jueces Jorge Palacios, Marcelo Soria y Patricia Olmi. El Ministerio Público Fiscal es representado por el fiscal Miguel Mauvecín, quien está acompañado por el abogado de la querella, Pedro Justiniano Vélez. La defensa es ejercida por el abogado del foro local Marcos Gandini.

Fuentes consultadas por El Ancasti indicaron que el ultraje sucedió a comienzos de 2009, en el interior provincial. La víctima era una niña de ocho años. Burgos, el acusado, era un conocido de la familia. Aprovechó esta situación para consumar el abuso. Dada la índole del delito, el debate se desarrolló a puertas cerradas. En la primera jornada, el imputado se mantuvo en silencio.

Ayer se llevó a cabo la instancia de los alegatos. El fiscal de Cámara, Mauvecín mantuvo la acusación en su contra y pidió una pena de 13 años de prisión.

El abogado de la querella, Pedro Vélez, adhirió al planteo del representante del Ministerio Público Fiscal. En tanto que, la defensa solicitó la absolución o, en su defecto, la pena mínima.

Tras un cuarto intermedio, el Tribunal dio a conocer el veredicto. Por unanimidad, Burgos fue hallado culpable en el delito por el que venía incriminado. En consecuencia, fue penado a 11 años de prisión. No obstante, mantiene la libertad hasta tanto la sentencia quede firme.

Creencias populares

En un alto porcentaje, los hechos de abuso sexual en la infancia (ASI) suceden en el entorno familiar o el agresor es alguien allegado a la familia. Estos agresores aprovechan la cercanía con su víctima para perpetrar los ultrajes. De este modo, se aseguran la confianza y la aprobación del entorno.

Especialistas en esta materia advirtieron que los agresores sexuales suelen ser personas “agradables” para con los demás, con una buena imagen.

El ASI posee mitos arraigados en costumbres culturales que es importante empezar a dejar de lado. Es un mito, la frase que dice “si ocurriera en nuestro entorno nos daríamos cuenta”. Tristemente no es así. El abuso sexual no es fácil de detectar, menos en la sociedad actual, donde las obligaciones cotidianas disminuyen los espacios de diálogo con hijos e hijas. Se suele decir que “el agresor es un perturbado mental fácil de reconocer”. Sin ánimos de interferir en las ciencias de la salud, la realidad demuestra que para el común de la gente, los abusadores sexuales son personas como cualquier hijo de vecino, no es fácil identificarlos.

Acusado de abuso sexual, en silencio

En otro orden, en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación inició un debate por un delito contra la integridad sexual. La audiencia se llevó a cabo a puertas cerradas. El imputado –cuyos datos se preservan para resguardar a la víctima- se encuentra actualmente privado de la libertad en el Servicio Penitenciario Provincial, de Capayán. En la primera jornada, se abstuvo a declarar. El Tribunal está integrado por los jueces Silvio Martoccia, Mauricio Navarro Foressi y Rodrigo Morabito. El Ministerio Público Fiscal es representado por el fiscal Ezequiel Walther, quien está acompañado por la asesora de Menores Carolina Acuña Barrionuevo. La defensa es ejercida por el defensor Penal Oficial de Quinta Nominación Mariano Guillamondegui.

Una vez abierto el debate, el imputado optó por mantenerse en silencio. A su turno, se presentó una ronda de cinco testigos; entre ellos declararon la denunciante y el psicólogo. Luego, se pasó a un cuarto intermedio. La audiencia se reanuda mañana, con los alegatos. Posiblemente, se dé a conocer el veredicto.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar