sábado 14 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Crimen de Agustín Rasguido

"Le pusieron una trampa; deseo que la sentencia sea justa y que tenga su castigo"

La madre del joven asesinado fue la primera testigo en declarar y, pese al dolor, se mostró optimista en su lucha por justicia. Hoy se presentan más testigos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de marzo de 2022 - 01:10

Marcos Elías Abraham Nievas estaba en el banquillo de los acusados de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación. Mientras esperaba a que se abriera el debate en su contra permanecía esposado, con las manos hacia atrás. Estaba inquieto. Movía las manos y tocaba las esposas. Cuatro guardiacárceles formaron una suerte de muro que lo separaba de las pocas personas –periodistas de varios medios- que ya estaban en la sala de debate.

Pasadas las 10, los jueces Jorge Palacios, Marcelo Soria y Patricia Olmi ingresaron a la sala y se dio inicio al debate. Nievas fue imputado por “homicidio agravado por alevosía en concurso real con tenencia de armas de fuego de uso civil sin la debida autorización legal en calidad de autor”. “Por ahora me voy a abstener”, dijo y se leyó la versión que oportunamente había declarado en la etapa de investigación. Aseguró que Agustín, el joven víctima, había sido citado a un lugar alejado. “Es solo para asustarlo”, había asegurado. Supuestamente, el propósito del encuentro era para mantener un diálogo pacífico. Sin embargo, Agustín fue asesinado de cuatro disparos. El acusado aseguró que quien disparó fue su novia –una adolescente de 15 años que habría tenido una relación con la víctima-. Según Nievas, la chica le manifestó: “Este boludo se lo merecía”. Él le pidió el arma.

Tras escuchar la versión del acusado durante la investigación, en un cuarto intermedio, Verónica Rasguido, la madre de Agustín, en una charla con El Ancasti, pese al dolor por su pérdida, se mostró optimista por el inicio del debate. “Esperamos que la Justicia castigue al asesino por lo que hizo. Estamos en la lucha desde el primer día. Él lo hizo; está todo muy claro. No hay terceros. Con lo que escuché está más que claro. Mi hijo fue al llamado de ella; lo esperaban. Le pusieron una trampa. Fue una emboscada lo que le hicieron. Lo llamaron y enseguida se presentó en el lugar”, precisó.

Para la madre, el relato de la adolescente es muy preciso: no hubo diálogo, pelea ni nada. Simplemente apareció Nievas -que estaba escondido- y efectuó los disparos, remarcó. “Por mi hijo voy a estar hasta el final. Tiene que recibir su castigo. En lo más profundo, sé que mi hijo descansa en paz. No actuó mal; no era malo. Esta persona tiene que tener su castigo. Deseo que la sentencia sea justa y que tenga su castigo”, expresó.

Audiencia

Tras el silencio del acusado, su defensor, Jorge De la Fuente, intentó realizar un planteo de nulidad. No obstante, el fiscal de Cámara Miguel Mauvecín se opuso al considerarlo extemporáneo. Los abogados de la querella Adolfo Castellanos y Ana Maza adhirieron al representante del Ministerio Público Fiscal. El Tribunal hizo lugar a la oposición de la Fiscalía.

Luego, como testigo y querellante, declaró la madre de Agustín. Con voz entrecortada, declaró. El 25 de diciembre de 2019, por la tarde, su hijo agarró la bicicleta y se fue a la casa de un amigo a jugar con la play. “Salió con ese rumbo y después no volvió”, recordó entre lágrimas.

La audiencia pasó a un cuarto intermedio. Hoy se reanuda a las 8.30 con la presencia de más testigos.

Nievas le pidió que llamara

a Agustín

La segunda testigo en declarar fue la adolescente de 15 años que había sido novia de Nievas. La chica –hoy de 17 años- expresó que su intención es “que se haga justicia para estar tranquila”.

Recordó que el mediodía del 25 de diciembre de 2019, Nievas había llegado a su casa. Luego la invitó a tomar un helado. “Elías me dijo que lo llame a Agustín”, recordó. También contó que días previos Agustín la había llamado y ella se lo confesó a Nievas “para no tener problemas. Agustín era un exnovio”, aclaró.

Según la chica, Nievas le pidió que lo llamara. Ella infirió que era para hablar o para pelear. Fue Nievas quien le indicó el lugar donde debía ir.

“Cuando llegó, me salió y me quiso abrazar pero no quise por temor a Elías”, contó. Luego, escuchó un disparo. “Me asusté”, dijo; se agachó, cerró los ojos y tapó los oídos. Así, acurrucada, se quedó hasta que Nievas la abrazó y la hizo subir a su moto. A la vez, aseguró que no sabía que Nievas estuviera armado.

La chica indicó que durante la relación con el acusado observó que éste era violento. Golpeaba cosas; lo vio patear su moto o la pared cuando se enojaba. También dijo que le controlaba el celular y que le hizo eliminar contactos. “Controlaba mi vida, cómo vestía y con quién hablaba”, remarcó.

El fiscal Mauvecín le preguntó si ella le tenía miedo. Escuetamente, la adolescente respondió: "No".

Seguí leyendo

Te Puede Interesar