viernes 23 de febrero de 2024
Cara y Cruz

La piedra por la boca

El intento del obispo Luis Urbanc de mostrar empatía con las víctimas de abusos eclesiásticos provocó una enérgica reacción de la Red de Sobrevivientes de estos ultrajes, que recordó el amparo legal y espiritual que la Iglesia a su cargo dio a los sacerdotes abusadores. Esto es: la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos le recordó al jefe de la Iglesia local que su conducta no fue prescindente, sino de respaldo a los curas reos de abuso, que en Catamarca son cuatro, con uno condenado, otro fallecido sin que el juicio llegara a celebrarse, un tercero a punto de ser juzgado a casi diez años de la denuncia y el último litigando para que declaren la prescripción de los delitos que se le endilgan.

Las palabras de Urbanc, pronunciadas durante la ceremonia de la Bajada de la Virgen, encomendaban a Dios las tareas de las que él se abstiene.

“Señor -pidió-, tú sabes que uno de los grandes escándalos en nuestra sociedad, en nuestra Iglesia, son los abusos. Por eso, Señor, te pido por todas las víctimas que padecen este flagelo, para que tú las confortes, las consueles y puedan sentir reparado el daño que han recibido".

Deben reconocerse las consideraciones del prelado para con el Altísimo, al que por lo menos releva de confortar y consolar a los curas sospechados de abuso. Debe ser ya están suficientemente asistidos por el Obispado.

De esta discriminación se agarró la Red de Sobrevivientes para replicarle.

“Es muy significativo, pero no nos sorprende, que le pida a Dios que conforte y consuele a las víctimas después de que él paga con dinero del Estado a quienes defienden a los abusadores y ha obstaculizado de manera sistemática el dificilísimo camino de los sobrevivientes para obtener Justicia”, señaló la institución antes de marcarle las defecciones.

“Recordamos que escondió al cura Moisés Pachado en Emaús, para 'protegerlo' de la condena social por haber abusado de Ingrid Figueroa Cruz cuando era una niña. Recordamos que protegió al cura Juan de Dios Gutiérrez de diversos modos: trató de mentirosa a la víctima, puso siete abogados para que defendieran al abusador. A uno de ellos le dijo 'que era el elegido de Dios para salvar al cura Gutiérrez de la infamia orquestada para ensuciar a la Iglesia' y trató de payasos a los periodistas que seguían la causa”, consignó la Red en un documento.

También lo acusaron de favorecer “las dilaciones revictimizantes durante 10 años para que se elevara a juicio la causa contra el cura abusador Renato Rasgido, quien vive libre y apañado por el obispo desde entonces siendo que es el primer cura denunciado por abuso en la provincia, mientras su víctima trata de sobrevivir el día a día sin sentirse libre ni protegida”.

"Recordamos que continúa protegiendo al cura López Márquez, que se agarra fuertemente de la prescripción para no ser juzgado. Contra López Márquez se presentó en marzo último la denuncia de una nueva víctima que tenía 8 años en el momento del ataque y según esta presentación judicial, el religioso junto a un cómplice emborrachaba a los niños para someterlos a sus aberrantes violencias”, añadieron las víctimas.

Tal vez la intercesión del Obispo ante Dios tenga algún éxito, pero en el plano terrenal fue estribo para que la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos desplegara el inventario completo de la indiferencia eclesiástica hacia las víctimas, que llevaron adelante la lucha para obtener Justicia sin el más mínimo gesto de solidaridad de su pastor, incluso cuando fueron repudiadas y atacadas en sus propias comunidades por gente que hizo causa común con los sacerdotes.

El pasado es irrenunciable y la conducta encubridora que ha tenido la institución eclesiástica invalida la pretensión de lavar culpas con invocaciones al Señor.

“Esta Red –concluyó el documento- reclama acciones concretas e inmediatas en favor de las víctimas de abuso eclesiástico. Basta de frases armadas para la audiencia devota, frases que solo acrecientan el sufrimiento en las víctimas y la invisibilización de sus crímenes en la sociedad". n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar