jueves 16 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

La hora de los municipios

Catamarca se encuentra en el podio de las provincias en las que más creció el empleo formal...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de mayo de 2022 - 00:10

Catamarca se encuentra en el podio de las provincias en las que más creció el empleo formal en los últimos años, superando incluso el número de puestos de trabajo registrados que existía antes de la pandemia. Según el informe Panorama Productivo, del Centro de Estudios para la Producción perteneciente al Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, la provincia logró incrementar, entre febrero del 2020, el último mes pre pandemia, y febrero de 2022, un 7,9 por ciento el empleo formal privado. Procesos similares ocurren en la mayoría de las provincias del Norte Grande (NOA-NEA), poniendo de manifiesto un impacto positivo de las medidas nacionales implementadas en este período por el gobierno federal.

Este fenómeno virtuoso para la economía local, que siempre ha sido Estado-dependiente y con severas dificultades para crear trabajo en el sector privado, se manifiesta parejo en el territorio provincial, es decir, se advierte tanto en el Valle central como en otras regiones.

De forma paralela, las finanzas de la provincia gozan de una solvencia inédita para épocas de crisis. No es que sobren los recursos financieros pero, con una administración eficiente, alcanzan para el pago de sueldos, garantizar el funcionamiento normal del Estado y hasta realizar algunas obras con fondos propios.

Sin embargo, existen municipios del interior que continúan con graves problemas financieros y requieren de la asistencia provincial permanente para poder pagar los sueldos de sus trabajadores de planta y precarizados. Los nombramientos masivos, sobre todo en años electorales, responsabilidad de casi todas las administraciones, no importa su color político, han creado un problema de muy difícil resolución.

Resulta imprescindible, en consecuencia, establecer mecanismos formales de control del manejo de los fondos con los que cuentan los municipios a los fines de evitar que el mencionado problema persista indefinidamente. El año pasado se aprobó la Ley provincial de Responsabilidad Municipal, pero según explicó la ministra de Economía de la Provincia, Alejandra Nazareno, solo adhirieron a la norma siete de los 36 municipios. Existe, además, un consenso fiscal firmado el año pasado por Nación y las provincias y que la Legislatura provincial deberá ratificar.

La coyuntura económica –que marca un proceso muy interesante de creación de puestos de trabajo por afuera de la burocracia estatal-, y también la política –no es este un año electoral-, se presentan como propicias para encarar de una buena vez medidas que apunten a transparentar las finanzas municipales y a establecer compromisos exigibles de racionalización de los gastos, de modo de impedir que el clientelismo político conspire contra la necesaria solvencia que deben tener las finanzas de los gobiernos locales para prestar más y mejores servicios a los ciudadanos, sin la necesidad de requerir el permanente auxilio provincial.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar