jueves 25 de julio de 2024
Caso Liliana Garabedian

La Fiscalía y la querella insistieron en el abandono de persona

La fiscal Yésica Miranda planteó la elevación a juicio por “abandono de persona seguido de muerte calificado”. La querella adhirió.

En la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos se llevó a cabo una nueva audiencia en torno al caso Liliana Garabedian. Roberto Alejandro Barros, su expareja, fue imputado por “abandono de persona seguido de muerte agravado por ser cometido por su cónyuge”. La Fiscalía planteó la elevación a juicio, con esa calificación y la querella, que representa a Leonilda Carrizo, madre de la mujer fallecida, adhirió. El abogado del foro local Herman Zalazar asiste a Barros y se opuso a ambos planteos.

El Tribunal de Alzada estuvo integrado por los jueces Elena Berrondo Isí, Juan Rosales y Edgardo Álvarez. Tras la audiencia de expresión de agravios, se pasó a un cuarto intermedio, hasta el 26 de junio, cuando se conozca la resolución.

De acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, la fiscal de Instrucción de Primera Nominación, Yésica Miranda mantuvo la acusación contra Barros. A su turno, Iván Sarquís, abogado de la querella acompañó al planteo del Ministerio Público Fiscal para que la causa se eleve a juicio. A su turno, Zalazar, el abogado defensor, consideró que no estaban dados los supuestos para sostener esa acusación. Por ello, se opuso a la elevación a juicio.

Expediente

El 12 de diciembre de 2010 fue encontrado el cuerpo sin vida de Sonia Liliana Garabedian (37). Fue hallado boca abajo, debajo de un árbol en un descampado próximo a Nueva Coneta, Capayán, tras haber sido denunciada como desaparecida por su familia.

En aquella ocasión, el informe de autopsia había concluido que Sonia Liliana falleció por inanición y deshidratación. La causa pasó por cinco fiscales y hubo dos pedidos de archivo. El más reciente había sido rechazado por el juez de Control de Garantías, Héctor Rodolfo Maidana, quien había ordenado que se avance con la investigación.

La imputación contra Barros se conoció luego de que una pericia de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) fuera contundente al afirmar que Garabedian había sido estrangulada. Este informe pericial se conoció en septiembre de 2022. El documento fue firmado por el Equipo Tanatológico de Gendarmería Nacional que arrojó similares conclusiones a las del Equipo Argentino de Antropología Forense.

El Ministerio Público Fiscal finalmente acusó a Barros por “abandono de persona seguido de muerte calificado”. La querella acompañó esta acusación. En febrero último, el juez de Control de Garantías de Primera Nominación, Héctor Rodolfo Maidana, rechazó la oposición a juicio planteada por la defensa de Barros. El abogado defensor Zalazar presentó la apelación.

En aquella audiencia de oposición a elevación a juicio, la defensa indicó en la ocasión que la fiscal Miranda sostiene que Barros "elude su responsabilidad marital" y advirtió que en el escrito presentado "le hicimos ver al juez que esta defensa ataca una cuestión que no existe en el expediente, que es el homicidio". "Esta defensa mantuvo el escrito de oposición, cuestionando al Ministerio Público Fiscal por el liviano y escueto análisis de la prueba. Es muy parcializada, donde (la fiscal) ve la parte del cargo y no del descargo", explicó Zalazar.

Sin embargo, el juez Maidana resolvió “no hacer lugar al planteo de oposición al requerimiento de citación a juicio. También, rechazó el pedido de sobreseimiento solicitado a favor del acusado Barros. Al mismo tiempo, dispuso la elevación a juicio ante la Cámara de Sentencia Criminal”. La defensa apeló y la audiencia se concretó ayer, en el Tribunal de Alzada.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar