viernes 29 de julio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo Bueno, lo Malo y lo Feo

La educación como simulacro

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
12 de julio de 2022 - 00:15

En la Argentina, solo el 50% de los alumnos termina la escolaridad obligatoria. Quienes lo hacen, salen de la escuela con problemas de lectoescritura y sin las habilidades o los conocimientos básicos para ingresar a un mercado laboral contraído, que ofrece pocas oportunidades. Y los docentes –mal formados, mal pagos– han desatendido la función primordial de enseñar, exigir y evaluar. En suma, en nuestro sistema educativo se aprende poco y lo que se aprende no es lo que requiere el mundo contemporáneo. A este acuerdo implícito en el que el alumno hace que aprende y el docente hace que enseña, Guillermina Tiramonti, experta en educación e investigadora de larga trayectoria, lo ha denominado “el gran simulacro”.

“Que lo chicos terminen la primaria no significa que estén alfabetizados (…) También es un engaño para los chicos que terminan la secundaria y creen que su título es suficiente cartón de pase para entrar a un trabajo”.

¿No se enseña ni se aprende de verdad? La desafiante teoría de que la educación argentina es solo un gran simulacro.

El avance del asistencialismo en las aulas, el desarrollo de una pedagogía de la compasión que desatiende el aprendizaje de los alumnos, el menosprecio por las exigencias y evaluaciones, y el abandono de toda idea de cambio.

“Como en algún momento tuvimos un sistema educativo realmente modelo para América Latina, creemos que lo que hay que recuperar es esa escuela. Y no: podemos querer recuperar ese lugar en América Latina, pero para eso tenemos que cambiar la escuela”.

Estas reflexiones son muy valiosas y lo que plantea Guillermina Tiramonti es muy inteligente en su metáfora: “La Educacion como Simulacro”.

Nicolás Quiroga

Más dosis de grageas imprescindibles

Señor director:

Desafiando la fabulosa monotonía pueblerina, a pasos cansinos, recorro la estrechísima calle Joaquín Acuña al 380 norte de Villa Dolores, levanto la vista afanado en ver el ilimitado horizonte desnudo por un cielo preclaro, observo, como no quiere la cosa, algo que me empujó a pensar “por acá no pasó Dios”, “tampoco un concejal terreno” puesto que emergía orgulloso como un quijote contra el tiempo ido, de una antigua casona, una especie de aristocrático balcón fortachón, mezcla de vaya a saber qué estilo arquitectónico graciosamente sostenida por un par de endebles pilotes de madera destruidas por la inclemente naturaleza. El caso viene a que por su lúgubre sombra pasan ríos de desprevenidos peatones y lo peor, niños del lugar jugando a esquivar esos obstáculos; absorto contemplé tal situación y me dije: un destino cruel puede robar la gloria de un alma sublime con tal riesgo. En la agenda de la Sra. intendenta está la última palabra.

“Las críticas no serán agradables, pero son necesarias”.

(Winston Churchill).

“Ningún problema económico tiene una solución puramente económica”. (John Sluart Mili).

Otro tema: mis ojos inquietos se aferran al camino de regreso a la quietud original de una muerte definida, ese camino tenebroso de tinieblas, impotente, con destino a una tierra estéril de la última morada. Con este preámbulo un tanto macabro, de taciturnos fantasmas, me instalaré concretamente al afán altruista de peticionar con objetiva realidad, a la concreción de la avenida al cementerio de San Antonio, mediante viva dinámica de trabajo sustancial, marcando prioridades para futuras generaciones al que seguro nos adelantaremos tornando menos doloroso ese último sendero, sin espinas, con pechos menos dilatados, avenida reconfortante espiritualmente, iluminada, adornada de sauces saludando al viajero que se nos va con sus crenchas amarillentas, señal de un ocaso jubiloso y de un poema concluido; la muerte es solo un sueño, largo y profundo, esa es mi ambición: LA AVENIDA DEL CEMENTERIO.

“Todas las ambiciones son lícitas, excepto aquellas que elevan las miserias de la humanidad”.

(Joseph Contad).

Seguidamente abordaré un tema a “cara de perro” pero sin la intención de mancillar alma alguna, digo esto por la gravedad del caso; y va dirigido directamente al Sr. Intendente de “Fray” o mejor dicho al cuerpo de asesores, puesto que el Jefe comunal me dijo alguna vez que no lee los diarios, de modo tal que ante el temor de naufragar en el escollo de lo insensible, cosa poco común en él, pongo bajo su responsabilidad mantener el plano del orden armonioso con el honor de ángel y la bestia (perro) concretamente tozudo en el resguardo de nuestro, mío, suyo, de todas y todos “Parque Chacarero” y ante la inquietud de cuanto vecino que leyó mis notas anteriores, me insuflaron un soplo de aire etéreo como tambores lejanos, la delicada situación que representan, visitantes al paseos con canes (perros) de reconocida ferocidad y peligro tanto para niños y adultos, su presencia inquietante, cual jabalí herido, sin la respectiva correa y bozal; además sus dueños, desprovistos de la higiénica palita y bolsa; todos somos y debemos ser respetuosos de la naturaleza, pero un animal de esas características se transforma en un ser abominable de impredecible reacción. Por lo dicho Sr. Lord mayor ponga mano imperativa evitando tragedias innecesarias y la rechifla estridente a cambio de una ovación clamorosa.

“No trato de describir el futuro, trato de prevenirlo

(Ray Bradbury).

José Orellana

San Antonio FME

DNI 4.999.880

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Detenido. Uno de los detenidos de Beta Bank cuando fue a indagatoria.

Te Puede Interesar