sábado 17 de febrero de 2024
Audiencia pública en el Salón Calchaquí

La EC SAPEM pide una suba del VAD de entre el 13 y 16%

Para usuarios residenciales, el aumento sería de entre $1.000 y $3.000 pesos según el consumo.

En la última audiencia pública, la empresa de Energía Catamarca SAPEM pidió un aumento del Valor Agregado de Distribución que rondaría entre el 13 y 16% según el tipo de usuario y su consumo bimestral. El pedido se basó en el incremento del costo de los insumos, agravado además por realizarse en moneda extranjera. El ENRE consideró que la pauta planteada era “acorde” al contexto inflacionario y al contrato de concesión, pero aún resta una definición. Aunque el aumento es para el período noviembre 2023/abril 2024, de aprobarse recién impactaría en las boletas a pagar en marzo de 2024.

El jefe de Relaciones Institucionales de la EC SAPEM, Aldo Palavecino, fue el encargado de presentar la solicitud de la empresa. En este sentido, señaló que la suba del VAD debería ser acorde al índice de precios al consumidor y explicó que uno de los principales problemas de la empresa es que la mayoría de sus insumos están dolarizados, a lo que se suma que su precio en dólares también aumentó de manera considerable.

En ese sentido, explicó que la empresa propone una actualización del componente VAD del 13 al 16% según tipo de usuario y consumos bimestrales. “En usuarios de Nivel 2, que son los de pocos ingresos y que engloba a casi el 90% de los usuarios, si hoy consume 300 kw mensuales paga $3.000. El precio final actualizado sería de $4.000 y si tiene Tarifa Social, $500”, explicó Palavecino. Si el usuario consume 500 kw, hoy paga $4.500 y pasaría a $6.000, al tiempo que si es beneficiario de Tarifa Social, pagaría $1.500; si consume 800 kw, hoy paga $6.700 y pasaría a $9.000, pero si tiene Tarifa Social pagaría $4.550; mientras que si consume 1000 kw, hoy paga $8.150 y pasaría a $11.100, pero serían $6.550 con Tarifa Social.

“Ese aumento se pagaría recién en marzo, por lo que esta demora también perjudica a la empresa”, explicó Palavecino, en relación con los tiempos hasta que el nuevo cuadro tarifario se aplicaría. Además, destacó que el pedido de incremento “respeta los principios de gradualidad y razonabilidad”.

Tras la palabra del representante de la empresa, un miembro de la Consultora Quantum, contratada por la SAPEM, dio detalles técnicos y remarcó que el último aumento del VAD había sido en mayo de este año y que se hizo efectivo recién en junio. También expuso la Consultora Sigla SA, contratada por el ENRE. En un comunicado posterior, el ENRE precisó que la suba propuesta es del 14% en los usuarios Nivel 1 (Altos Ingresos) con un consumo promedio de 600 kwh mensuales; de aproximadamente un 39% en los usuarios Nivel 2 (Ingresos Bajos); y de un 24% en los usuarios Nivel 3 (Ingresos Medios).

Hubo varias voces a favor de la actualización del VAD. Una fue del representante de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina, Luis Álvarez, quien aseguró que el componente está “desactualizado” y que es “la única fuente de ingreso de la distribuidora”, que por esta desactualización debe priorizar el funcionamiento y eso “no le permite invertir adecuadamente”.

Otra voz fue la de Pablo Palleiro, de la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza. “Sabemos que hablar de ajuste tarifario resulta antipático, pero muchos de los insumos se encuentran dolarizados, por lo que están afectados por la suba de precios. Reclamamos la accesibilidad y sustentabilidad del servicio eléctrico, bajo tres criterios: calidad del servicio, plan de renovación de activos y uso eficiente de la energía”, señaló. En ese sentido, rescató que “la figura jurídica de EC SAPEM no persigue un fin de lucro, sino garantizar la energía a los usuarios” y pidió especialmente por la “aplicación de una Tarifa Social Inclusiva para los sectores más vulnerables”.

Otras voces que pidieron por la actualización fueron las de los representantes de los municipios de Paclín, José Luis Rodríguez y de Icaño, Andrés Ríos, quienes sostuvieron que esto le permitirá a la empresa garantizar el servicio y realizar obras en localidades del interior.

Luego hubo tres expositores que hicieron cuestionamientos a la empresa. Uno fue Héctor Ramírez, un vecino que aseguró que carece de legalidad el cálculo de la tarifa realizado por la empresa; otro fue Mario Roberto Chayle, un regante de Santa María quien aseguró que en la comunidad reniegan del “servicio deficiente y la falta de mantenimiento de la red” y otro fue un vecino de Coneta, Fabián Ávalos, quien cuestionó que no se observan las inversiones en mejoras de la calidad del servicio.

La última intervención fue de Fernanda Audicio, una representante del ENRE, quien señaló que la suba propuesta para el VAD es “acorde a la realidad, acorde a los nuevos costos y acorde a lo regulado por el marco regulatorio del contrato de concesión”. “Sirve para prestar un servicio eficaz y promover inversiones”, destacó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar