miércoles 10 de abril de 2024
Cara y Cruz

La casta ANSES

La recriminación por la indiferencia frente a los despidos que se están produciendo en los organismos nacionales de la provincia que dirigió a los libertarios locales el intendente de Saujil y extitular de ANSES Enzo Carrizo, obtuvo una réplica de compleja digestión.

“Cuando hablamos del tema de las cajas de financiamiento de la militancia y Enzo Carrizo nos pide que demos explicaciones yo me pregunto: Armando López Rodríguez, Enzo Carrizo, Guillermo Ferreyra, Isauro Molina y algunas autoridades inclusive de la Cámara de Diputados ¿qué tienen en común? Todos tienen planta permanente en el ANSES. Que expliquen por qué se pusieron en planta permanente y dejaron a los demás en calidad de precarizados”, respondió el presidente del bloque de diputados provinciales de La Libertad Avanza, Adrián Brizuela.

Es un detalle incómodo para los dirigentes del oficialismo provincial.

La purga libertaria se opera vía no renovación o acortamiento de contratos que en algunos casos tienen más de una década de vigencia.

Carrizo y sus antecesores en la ANSES accedieron a la conducción del organismo debido a sus contactos políticos, no por carrera, de modo que el hecho de que se hayan asegurado la planta permanente antes de dejarlos para ocupar otros puestos es un clarísimo privilegio de casta.

Si podían hacerlo ¿por qué no les dieron la estabilidad al menos a parte de los contratados, viejos o designados por ellos mismos? Prefirieron cubrirse ellos y dejar a los empleados traste a la pampa frente a medidas como la que ahora ejecuta sin contemplaciones la Casa Rosada y que tanto les afligen.

“¿Dónde estaban los que ahora defienden a los derechos de los trabajadores, que permitieron esa situación mientras ellos se aseguraban sus plantas permanentes? Especialmente Enzo Carrizo, que se puso en planta permanente antes de asumir como intendente de Saujil ¿Quiere que demos la cara? Él debería dar la cara por la responsabilidad que tiene y explicarle a la gente que mientras todos los demás estaban con contratos y precarizados desde hace 10 o 15 años, él y la larga lista de apellidos que nombré lo primero que hicieron es ponerse en planta permanente”, señaló Brizuela.

El legislador subrayó que Carrizo “se largó a abrir unidades de ANSES en muchos lugares donde las auditorías muestran que eran prácticamente centros de política y militancia de los intendentes del interior, que no se condicen con la cantidad de trámites que se hacían, la cantidad de empleados y los gastos en alquiler”.

La ANSES local fue en efecto la plataforma desde la que varios caracterizados referentes del peronismo local tendieron redes para ganar representación territorial. Las posibilidades políticas que ofrecen sus ramificaciones lo han vuelto un cargo muy codiciado.

Desde allí saltó Carrizo a la intendencia de Saujil. Le ganó en octubre al también peronista Lucas Carrazana, que llevaba tres mandatos.

En ANSES hizo pie también el actual diputado nacional Sebastián Nóblega para encumbrarse en su momento como intendente de Tinogasta. Guillermo Ferreyra es otro caso.

Armando López Rodríguez, hermano de Dante, diputado nacional récord por no haber pronunciado una sola palabra en el recinto de sesiones, escaló de empleado de ANSES a diputado provincial sin dejar de asegurarse la planta por las dudas la suerte política le cambie. Isauro Molina es ministro.

No solo los contratados a los que se les cae el empleo podrían reprocharles el haberlos dejado indefensos ante la motosierra mientras ellos se blindaban.

También y sobre todo, los jubilados. Las miserias que cobran son producto del desfinanciamiento provocado por estas aventuras personales multiplicadas a una escala gigantesca, aunque siempre dejando a salvo los emolumentos de privilegio como los más de 14 millones de pesos que embucha la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar