jueves 11 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Derrames cloacales

Informe concluyó que hubo un evento negativo para el ambiente, pero mitigable

La causa está cerca de ingresar en la etapa de definiciones. La investigación se orientará a determinar la responsabilidad de los funcionarios que permitieron el desagote.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de junio de 2022 - 00:35

En el marco de la causa en la que se investigan los derrames cloacales en un canal que desemboca en la cuenca del río del Valle por parte de la Municipalidad de Fray Mamerto Esquiú, la Comisión Interdisciplinaria Permanente de Ambiente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Catamarca emitió recientemente sus consideraciones acerca del estudio de impacto que antes había realizado la Secretaría de Ambiente. En general, el informe coincide en que no existiría daño ambiental permanente, por lo que la investigación de la Justicia se orientará a determinar la responsabilidad de los funcionarios que permitieron el desagote en un medio natural.

En abril se presentaron ante la Unidad Fiscal de Delitos contra la Administración Pública, dos técnicos y un abogado, integrantes de una Comisión Permanente de la Facultad de Ciencias para el análisis del caso. En ese momento el equipo técnico pidió copias del informe y de las conclusiones que había presentado la Secretaría de Ambiente durante la gestión de Ricardo Robador.

Según trascendió, los técnicos de la UNCA cuestionaron algunos aspectos del estudio que realizó Ambiente, pero coincidió en los resultados. El informe técnico determinó que existió un evento negativo para la calidad del ambiente. Ese evento fue de persistencia fugaz, de incidencia predominantemente media, excepto para el aire que se determinó como baja, de extensión local para el medio aéreo y el suelo y de extensión presuntamente distribuida para la microflora y microfauna del medio acuático. En este marco, sostienen que las consecuencias son “mitigables”, es decir que sus efectos se pueden aminorar o disminuir.

La participación de la Universidad había sido solicitada por quienes fueron los primeros querellantes en la causa, las autoridades de la UCR de FME: la presidenta del Comité Departamental, Marita Vergara y el vicepresidente, Juan Pablo Acevedo.

El año pasado, la Secretaría de Medio Ambiente, durante la gestión de Robador, realizó pericias y también evaluó los resultados. En un informe presentado en diciembre, el organismo comunicó a la Fiscalía que, a partir de los análisis físico-químicos efectuados, los valores encontrados no constituyen daño ambiental en los términos de la ley 25675; y que dichos valores muestran una evolución favorable en la calidad del agua residual, sin perjuicio de que continúan su monitoreo. Ambiente consideró que se trata de un efluente residual de origen doméstico que no debería ser contemplado como residuo peligroso sino en otro marco normativo. El organismo oficial realizó dos pericias, una fue a los pocos días de la difusión pública del caso y otra, algunos meses después. En ese contexto concluyó que hubo una evolución favorable de la calidad del efluente entre el primer y segundo muestreo.

Con el resultado de los análisis, el fiscal de la Unidad de Delitos contra la Administración Pública, Facundo Barros Jorrat, estaría en condiciones de determinar si hubo un accionar negligente por parte de los funcionarios municipales en relación con el procedimiento para el tratamiento de los residuos cloacales. En este sentido, también la investigación se orientará a determinar el rol de la empresa Aguas de Catamarca con la que el municipio tenía un convenio firmado para el tratamiento de líquidos cloacales.

Querellantes

Como se informó, en mayo dos vecinas de Fray Mamerto Esquiú solicitaron incorporarse en la causa judicial.

La imagen de camiones de la Municipalidad arrojando líquidos cloacales en el río del Valle se difundió a través de un video que se hizo público en mayo del año pasado. Casi un año después, Anabel Martínez y Laura Aranda, se presentaron en la Unidad Fiscal de Delitos contra la Administración Pública y solicitaron incorporarse como querellantes en la causa.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar