domingo 22 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La asesinó su expareja

Femicidio de una catamarqueña en Florencio Varela, Buenos Aires

Ramona Murúa fue asesinada en la localidad de Bosques. El sospechoso fue detenido por la Policía Bonaerense.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de marzo de 2022 - 23:45

Ramona del Carmen Murúa, una catamarqueña que vivía en Buenos Aires, fue asesinada el miércoles pasado por su expareja. La mujer tiene familiares en Valle Viejo: su madre y hermanos.

Según la información, el cuerpo fue encontrado por la actual pareja de Murúa. El miércoles a Miguel le pareció extraño que su novia, Ramona del Carmen Murúa, no haya ido a trabajar. Además de ser su pareja, ambos eran compañeros en una empresa del barrio porteño de Puerto Madero y como ella nunca se ausentaba, el hombre decidió acercarse el miércoles pasado hasta su casa de la localidad de Bosques, en Florencio Varela, tras intentar llamarla inútilmente al celular durante todo el día. En la puerta lo atendió un hombre, que le dijo que no había visto a la mujer desde la noche anterior. Pero Miguel dudó y luego de comprobar con vecinos que su novia sí había estado en la vivienda, regresó, entró como pudo y se encontró con una escena de terror: la mujer estaba muerta envuelta en un cubrecama con señales de haber sido golpeada.

La persona que había abierto la puerta del predio, por su parte, ya no estaba. Entonces, el novio llamó a la Policía Bonaerense. Cuando los efectivos de la Comisaría Nº 5 de Florencio Varela llegaron hasta el lugar, notaron que el cadáver de Ramona tenía a simple vista golpes en el rostro. El caso, un femicidio, quedó a cargo del fiscal Hernán Bustos Rivas.

Según el sumario policial, el novio de la mujer les dijo a los efectivos que cuando llegó a la casa para preguntar por su pareja, la persona que lo había atendido en la entrada dijo ser un sobrino de la víctima, a quien identificó como D.M. A partir de ese momento se convirtió en el principal sospechoso. También les reveló que el presunto pariente estaba acompañado de una mujer, por lo que desde entonces se realizaron varios allanamientos y relevaron las cámaras de seguridad, aunque con resultado negativo. Pero con el correr de las horas, la historia tuvo un giro importante y la investigación apuntó en otro sentido. El sobrino, realmente, no era el sobrino.

En medio de la investigación trascendió un testimonio clave que refería al posible asesino: el de Estela, la vecina de la casa de al lado donde ocurrió el crimen.

Según dijo la mujer en C5N, la persona que le habló en la puerta a Miguel la noche del hallazgo del cadáver fue José Aldo Costilla (48), una expareja de Ramona que vivía también en la propiedad. De acuerdo con el relato de la testigo, Murúa permitía que este hombre conviviera con ella porque no tenía a dónde ir. Además, porque es una persona adicta al alcohol y sin trabajo. Para Estela no había dudas de que fue Costilla el que mató a Murúa.

“Él era muy borracho. Ella lo denunciaba, venían patrulleros. Él le decía que no tomaría más. Cambiaba por un tiempo y hace poco que volvió a tomar. Se escuchaban discusiones. A Ramona no le gustaba que él tomara alcohol. Nadie advirtió que algo así podría pasar. Parecía que quería quedarse con la casa porque decía que la vivienda era suya”, añadió la vecina.

En tanto, tras el testimonio de la pareja de la víctima comenzó a ser buscado como principal sospechoso del crimen el hombre que convivía con la mujer asesinada. Con la mirada puesta en Costilla, los investigadores finalmente lograron detener en las últimas horas al sospechoso. Según confirmaron fuentes policiales, lo capturaron luego de una serie de allanamientos en el barrio Villa Vatteone en una casa ubicada en la calle 12 de Octubre y Belgrano.

Fue detenido tras mensajes de whatsapp

Para el arresto del sujeto fue clave un mensaje que le envió Costilla al esposo de Estela, una vecina de la víctima. En el audio, el sospechoso le recriminó a su vecino el hecho de que haya dejado entrar a la Policía a la casa donde encontraron el cuerpo. Por eso, los amenazó de muerte. “Te voy a volar la gorra a vos, tu mujer y tu hija. Yo estoy rejugado amigo”, le dijo el hombre en la grabación.

“Él vivía ahí hace mucho. No sé la relación porque Ramona no me decía que tenían algo que ver. Él sí decía que eran pareja. Él vivía ahí porque no tenía a dónde ir. No sé qué tipo de relación tenían. Ella le tenía confianza. Le dejaba cuidar la casa y los perros. Es lo que sé”, confió Estela, quien además dijo que las peleas entre ambos eran algo de todos los días. “Se escuchaban las discusiones”, contó Estela en diálogo con la prensa.

El asesino también mantuvo conversaciones telefónicas con la familia de la joven, quien reside en Catamarca.

Allí en los audios el sujeto les relató cómo había ocurrido el hecho.

"Ya me había mandado la cagada pero lo voy a pagar con mi vida", les dijo pero al mismo tiempo dijo que "yo no voy a ir en cana".

Fue detenido en la tarde de ayer.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar