sábado 2 de marzo de 2024
Comenzó el juicio por el crimen ocurrido en 2015

Espinoza admitió que "entregó" a Miguel Ángel "Puchi" Apaza

Uno de los acusados declaró ante los jueces. Su defensa pidió que reciba vigilancia policial. El juicio seguirá el lunes.

Ocho años y once días tuvieron que pasar desde el homicidio de Miguel Ángel “Puchi” Apaza para que los ocho acusados comiencen a ser juzgados en la sala de audiencias de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación.

Los principales acusados llegaron en libertad al debate. Dos de ellos –José Daniel y Javier Pío Gordillo– por vencimiento de la prisión preventiva. Los otros seis estuvieron detenidos unas semanas y fueron excarcelados por considerar que no había riesgo de fuga o entorpecimiento de la causa. Brian Juárez y Juan Carlos Encinas llegaron detenidos pero por condenas por otros hechos.

A las 9.30 los jueces Fernando Esteban, Mauricio Navarro Foressi y Miguel Lozano Gilyam abrieron el debate. Los acusados escucharon el relato de lo ocurrido la madrugada del 7 de octubre de 2015 y luego, uno a uno, fueron interrogados por el juez Esteban. Los hermanos Gordillo se abstuvieron de prestar declaración al igual que Ramón “Coludo” Soria. Cristian Gausto pidió declarar y dijo que no tiene nada que ver con el hecho y que no lo conocía a Apaza.

Luego fue el turno de Cristian Espinoza, considerado partícipe necesario del crimen. Para los investigadores, él había “entregado” a “Puchi” a los victimarios. Espinoza dijo que iba a declarar ante los jueces por lo que uno de los abogados defensores pidió que el resto de los acusados sea retirado de la sala ya que los dichos los incriminarían. El juez Esteban hizo lugar a la petición y los otros siete inculpados fueron llevados a la antesala.

Espinoza dijo que en el taller de Eber Santos había conocido mucha gente que “desgraciadamente no la debí haber conocido porque pasó todo esto”. Dijo que la noche del homicidio recibió un mensaje de Javier Gordillo, quien le pidió que “averigüe de una moto que se le había perdido a la hermana, "Kity" Gordillo”.

“Coordiné con Apaza para hacer la transacción. Semanas anteriores hicimos exactamente el mismo procedimiento, la misma transacción y salió todo bien. Recuperó la moto el amigo de Javier y cada uno a su casa. Esa noche yo pensé que iba a ser lo mismo”, dijo.

“Cuando ellos llegaron a la casa buscando por el tema de la plata, llegaron con malas intenciones ajustando (sic) para que le diga quién es el que tenía la moto y ellos ya sabían”. Contó que Javier le mostró un arma de fuego y estaba en una moto junto a su hermano José. En otra moto estaban a unos metros Gausto y Soria.

Explicó que lo amenazaban con un arma para que dijera dónde estaba la moto. "Me asusté y tuve que decirles, tuve que decirles, sino hubiese sido yo el que perdía la vida esa noche".

Comentó que lo llevaron en la moto hasta la casa de “Kity” en el sur de la ciudad y vio que sacaron un elemento que le pareció que era un arma de fuego, pero no podía asegurarlo. Espinoza contó que se fue de ese lugar y volvió a su casa. “Yo no sabía cómo iba a terminar esto. Me descolgué de la moto y les dije que no iba a seguir. En ningún momento pensé que iba a pasar lo que pasó. Hasta el día de hoy me remuerde la cabeza… Esto no es vida, no puedo vivir con este tema”, agregó el acusado, que actualmente reside en Belén. Antes que finalice la audiencia la defensa de Espinoza pidió que su casa sea custodiada por la policía.

Tras su declaración se abstuvieron Eber Santos y Brian Juárez. Por su parte Juan Carlos Encinas, acusado de recibir la moto robada, confesó el hecho.

El debate seguirá el lunes con cinco testigos.

La causa

Los Gordillo, Gausto, Soria, Espinoza y Santos están imputados por "homicidio doblemente calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas". Los cuatro primeros como coautores, el resto como partícipes necesarios.

Juárez y Encinas están acusado por "encubrimiento".

Seguí leyendo

Te Puede Interesar