martes 24 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Solamente en 2022 los alimentos aumentaron un 76%

En un año, el costo de la canasta alimentaria subió un 13% más que la inflación

Es la referencia para medir la indigencia en el país. En doce meses acumuló una suba del 100,8% mientras que la inflación fue del 88%. La Canasta Básica Total incrementó un 93,1%.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El último informe de Valoración mensual de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y de la Canasta Básica Total (CBT) arrojó que ambas cifras, que definen las líneas indigencia y de pobreza, aumentaron en los últimos doce meses entre un 13 y 5% por encima de la inflación, que en el mismo período subió un 88%. Para una familia de cuatro integrantes, en octubre fueron necesarios $140.000 para no caer en la pobreza y $62.000 para no ser indigente.

Según indicó el INDEC, durante octubre de 2022 la variación mensual de la CBA fue de 9,5%, mientras que la variación de la CBT fue de 9,0%; y en la comparación con octubre de 2021 las variaciones fueron del 100,8% en la CBA y del 93,1% en la CBT.

De esta manera, un hogar de cuatro integrantes necesitó durante octubre $139.738 para no ser pobre, cuando en octubre del año pasado había necesitado $72.365; mientras que fueron necesarios $62.106 para no caer en la indigencia, cuando en 2021 se requerían $30.925.

Solamente en lo que va de 2022, la CBA y la CBT acumulan incrementos del 88,4% y 83,5%, respectivamente.

Estas cifras superaron ampliamente las del índice de precios al consumidor de los últimos doce meses, ratificando que la suba de precios impacta más sobre los sectores más vulnerables.

Según publicó el INDEC días pasados, el nivel general del IPC aumentó 6,3% mensual en octubre de este año y acumuló un alza de 76,6% en los diez meses del año; mientras que en la comparación interanual registró un incremento de 88,0%.

Es decir, la Canasta Básica Alimentaria subió un 12,8% por encima del IPC, mientras que la Canasta Básica Total subió un 5,1% más.

La CBA, que determina la línea de indigencia, se define en base a un conjunto de alimentos que satisfacen ciertos requerimientos nutricionales y cuya estructura refleja el patrón de consumo de alimentos de la población de referencia: hogares cuyos consumos en alimentos cubren las necesidades alimentarias del hogar.

El concepto de 'línea de indigencia' procura establecer si los hogares cuentan con ingresos suficientes para cubrir una canasta de alimentos capaz de satisfacer un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas.

Por su parte, la CBT se obtiene mediante la ampliación (con un coeficiente) de la CBA considerando los bienes y servicios no alimentarios (como vestimenta, transporte, educación y salud) consumidos por la población.

En ese sentido, preocupa que esta suba de precios produzca un aumento en la pobreza e indigencia en el segundo semestre del año.

Los resultados del primer semestre de 2022 arrojaron que el 36,5% de las personas estuvo en condiciones de pobreza y dentro de este conjunto hubo un 8,8% de las personas que vivió en condiciones de indigencia.

Menos poder adquisitivo

Según un informe de la consultora Ecolatina, publicado por BAE, entre enero y septiembre de este año la pérdida real de recursos rondó el 1% en la mitad más rica de la población, aunque fue del 3% en promedio en la mitad más vulnerable.

"La composición de la canasta de consumo difiere entre los hogares de mayor y menor ingreso, la inflación puede tornarse más o menos regresiva de lo que ya es. Los sectores de menores recursos se ven más afectados por la dinámica de los precios de alimentos, bebidas, vestimenta y servicios públicos que el resto de la sociedad, en tanto destinan una mayor porción de su ingreso a satisfacer estos consumos básicos", advirtió el informe.

"Además de la variación de los precios de los productores que se consumen por decil, también incide la estructura del empleo en cada uno de los sectores. Quienes cuentan con paritarias quedan en una mejor posición ante aquellos que no están bajo un esquema de contratación formal. Dentro del decil más vulnerable, el 90% de las personas es cuentapropista. Esta estructura laboral potencia el efecto redistributivo regresivo del proceso inflacionario actual", se detalló.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
tres personas murieron en un accidente sobre la ruta nacional 38

Te Puede Interesar