lunes 19 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y cruz

El síntoma "Telchi"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de septiembre de 2022 - 01:10

El intendente de Belén, Daniel “Telchi” Ríos, anunció sus intenciones de postularse como candidato a senador el año que viene. Es radical, pero su decisión de competir prefigura entuertos que el oficialismo debe resolver para el diseño de su oferta: qué hacer con los intendentes que no pueden, por imperio de sus Cartas Orgánicas, presentarse para un tercer mandato y, más al fondo, cómo dirimir antagonismos de liderazgo territorial, añejos o surgidos de la aparición de nuevos actores.

Son problemas ya anticipados por el lord mayor de Fray Mamerto Esquiú, Guillermo Ferreyra, quien se ocupó de obtener una declaración de inconstitucionalidad del impedimento a un tercer mandato consecutivo en la Justicia Electoral que, dados los precedentes, difícilmente se sostenga en otras instancias, cuando sea objetado.

El caso esquiudense ilustra con claridad los inconvenientes que se avecinan, difíciles de saldar si se eliminan las PASO.

Sin posibilidades de repetir, el destino lógico de Ferreyra sería la Legislatura.

Podría conseguir que la conducción del Frente de Todos lo meta en un casillero expectante de la lista de diputados, pero allí la pechadera por las reelecciones es intensa, y aparte la reciente polémica entre el “Grupo Desacato” y el comando ultracorpaccista marca las intenciones de pelear espacios de los sectores referenciados en el intendente de la Capital, Gustavo Saadi, y el ministro de Vivienda, Fidel “Pocho” Sáenz. Demasiados ñatos con ganas de oler.

Más razonable sería que Ferreyra dispute pretensiones con el actual senador del departamento, Oscar Vera. Podrían operar un enroque, él al Senado y Vera a la Intendencia, pero deberían conformar a otros actores del distrito que aguardan turno, como la diputada Verónica Mercado.

Otro escenario interesante es el de Valle Viejo. Si bien la intendenta Susana Zenteno todavía tiene margen para una reelección, ya empezaron a registrarse movimientos entre sus tropas para capturar la banca que se le vence a José Luis Martínez, que forma con el ex senador nacional y actual ministro Dalmacio Mera. Agazapado, aguarda el momento para mostrar las uñas por otro lado el ex concejal Alberto “Abeto” Barrionuevo.

En Capital, los bandos peronistas se tironearán por la butaca del extinto Maximiliano Brumec.

Tensiones similares empiezan a asomar en diferentes puntos de la provincia, con desafíos a los referentes tradicionales.

El denominador común es el afianzamiento de las aspiraciones de una nueva generación política cuyo potencial emergió en las elecciones del año pasado en Los Altos, donde Raúl Barot, contra las instrucciones del Gobierno, derrotó a Rafael Olveira.

El incidente en la Cámara de Diputados, despejadas las singularidades, refleja lo mismo: fue el desacato de legisladores por debajo de los 50 años –salvo Adriana Díaz- contra jefaturas cobijadas por la figura de la senadora nacional Lucía Corpacci en acuerdo con el gobernador Raúl Jalil.

La mayoría de los rebeldes reportan con Saadi y Sáenz, que ratificaron consistencia electoral en las PASO capitalinas del año pasado.

Nadie lo dice a cara descubierta, pero las acciones son bastante explícitas. Los acuerdos entre Jalil y Corpacci podrían no ser suficientes para disciplinar la estructura el año próximo.

No considerar estos emergentes supone incrementar el riesgo de reveses en las urnas. Cada distrito tiene sus particularidades, pero en casi todos han madurado proyectos renuentes a someterse a la inercia afianzada en los casi 12 años que lleva en el poder el peronismo.

Los radicales podrían aprovechar los efectos de estos diferendos para prevalecer. “Telchi” Ríos, por ejemplo, mantiene excelentes relaciones con el Gobierno y confrontará con el senador peronista –y corpaccista- Jorge Solá Jais, que renunció a la CAMYEN y volvió a su banca enfrentado con el vicegobernador Rubén Dusso. No está muy seguro del respaldo de algunos compañeros para su reelección.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Escenario. Esquina en donde fue la gresca entre vecinos.

Te Puede Interesar