jueves 18 de abril de 2024
Cara y Cruz

El mundo virtual de Milei y sus cortesanos

Santiago Oria es un documentalista que tiene a su cargo los contenidos audiovisuales donde aparece Javier Milei. Es, como todos los que integran el entorno del presidente, un usuario muy frecuente de las redes sociales. El sábado subió una imagen de Milei junto a sus colaboradores más estrechos, todos muy alegres y distendidos, mientras viajaban a Estados Unidos para participar de la cumbre conservadora. "Viajando con Javier (Milei) y El Jefe (Karina Milei). El presidente, mientras tuvo señal, estuvo literalmente cagándose de la risa leyendo los tuits sobre el papelón de Nachito. Luego a pura selfie. VLLC", publicó Oria en sus redes sociales.

El posteo permite varias lecturas. La más obvia es el contraste entre la liviandad del tono del mensaje y la gravedad de la situación que vive la Argentina por el conflicto entre el gobierno central y las provincias, en gran parte provocado por las posturas autoritarias y confrontativas del propio Ejecutivo nacional.

Otra posible es la inusitada agresividad hacia un gobernador –en este caso Ignacio Torres, de Chubut-, que tiene legitimidad democrática y una trayectoria política respetable.

Además, la publicación expresa que la postura del mandatario patagónico, apoyada por todos los gobernadores –a excepción del tucumano Osvaldo Jaldo- y la gran mayoría del arco político nacional, es “un papelón” y no una posición que tiene fundamentos políticos precisos y atendibles.

Finalmente, el mensaje globalmente da por sentado que no es un tema que merezca un análisis serio, que la razón está indudablemente del lado de Milei y que quienes opinan parecido a los gobernadores solo merecen el escarnio y la burla.

El posteo es un fiel reflejo del “mundo Milei”, que es el mundo de las redes sociales, particularmente X (exTwitter). Ese mundo no es el real. Es una verdad de Perogrullo que, sin embargo, el presidente parece no ver. Tampoco los cortesanos que festejan sus disparates y los refuerzan con sus ejércitos de trolls rentados.

Torres denunció que Santiago Caputo, quien en el organigrama gubernamental figura como asesor de Javier Milei pero es uno de los cerebros del gobierno, lo amenazó: “Me dijo: ‘Nacho te recomiendo que te calles porque vamos a sacar los tanques a las redes’. ¿Qué es eso? A mí no me importa que haya un ejército de trolls poniendo mi cara con la de Chávez. Yo tengo muy en claro lo que soy”. El chubutense no cedió a las amenazas y Caputo sacó los tanques al terreno de las redes para reforzar las diatribas del propio Milei.

Otra vez: una cosa es el mundo de las redes y otro, muy distinto, el mundo real. Inmersos en la virtualidad, Milei y su entorno creen que la supremacía libertaria en ese terreno es trasladable al terreno político. No advierten lo que marcan las encuestas de opinión, de las que descreen, respecto de una caída pronunciada y constante de la imagen presidencial. Mucho menos que el malhumor social tiende a generalizarse y que las protestas callejeras no son protagonizadas solo por la “casta” sindical o de los movimientos sociales, sino por hombres y mujeres que ven cómo día a día el salario se pulveriza, o cómo la ayuda social cada vez llega menos cuando más se la necesita.

La opinión de la gente respecto del rumbo del gobierno es en la actualidad mayoritariamente negativa, cuando en diciembre la aprobación llegaba casi al 60%. Y también lo es el estilo agresivo de comunicación del gobierno utilizando las redes sociales. Sobre esta última cuestión, un 45,9% opinó que debería modificar la forma ofensiva y comunicar de manera más formal, respetando las instituciones, mientras que un 26,5% indicó que debería mantener su estilo, pero no olvidarse de que ahora es presidente. Solo un 23,5% consideró que su forma de transmitir es correcta y que debe mantener su estilo.

Aunque es mucho pedir, Milei y sus cortesanos deberían trasponer el umbral que separa el mundo virtual del real. Es condición indispensable para advertir no solamente las políticas el daño que ocasionan en el tejido social, sino también el rechazo que genera la agresividad y la soberbia de los mensajes que difunden a través de las redes sociales.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Reclamo. Municipales chacareros.

Te Puede Interesar