jueves 11 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Se cierra el cerco

El Banco Central pidió a la Justicia que investigue a Adhemar Bacchiani

Según el organismo, las utilidades obtenidas por Adhemar Capital son significativamente inferiores a la que les paga a sus clientes de mayor envergadura.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de enero de 2022 - 00:24

El Banco Central solicitó a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) que investigue las actividades del “trader” Edgar Adhemar Bacchiani, titular de la financiera “Adhemar Capital SRL”, debido a la posibilidad de que esté desarrollando una estafa piramidal bajo la cobertura de supuestas inversiones en criptomonedas.

La rentabilidad obtenida por Adhemar Capital en la especulación con activos virtuales entre el 28 de agosto y el 31 de diciembre de 2020 fue significativamente inferior a la que la firma abonó a sus clientes de mayor envergadura, determinó la auditoría que realizaron funcionarios de la Gerencia de Fiscalización de Actividades No Autorizadas de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias de la entidad, a la que accedió El Ancasti.

De acuerdo con el informe, “Adhemar Capital” se comprometió a pagarles a sus clientes más importantes intereses tres veces superiores a los que obtuvo en la especulación con criptomonedas en el período analizado.

“Cabe la posibilidad futura de que las obligaciones mensuales asumidas en concepto de intereses se hagan frente con el mismo capital que aportaron los inversores. Es decir, que al momento de la devolución del capital invertido, la sociedad verificada podría no contar, de continuar en esta línea, con los fondos necesarios para cubrir esta obligación”, advirtieron. Un esquema Ponzi clásico.

Conforme al análisis de la contabilidad de Adhemar Capital en el lapso operativo que el BCRA califica como “irregular”, los intereses pactados y pagados “a clientes observados como mayores” fluctuaron entre el 12 y el 18% mensual de acuerdo al monto invertido, lo que equivale a tasas nominales anuales de entre el 146 y el 219%.

“Esta situación –señala el BCRA- se contrasta con los datos obtenidos de los registros contables en su conjunto”.

En los 125 días que abarcó el estudio, la tasa de rendimiento promedio de “Adhemar Capital” en la apuesta cripto fue del 28,12%, “lo que es equivalente a una tasa efectiva mensual del 6,13%”.

“Llevado a términos de tasa nominal anual, del 74,55%, bastante inferior a las tasas” abonadas a los inversores más grandes.

Vale decir que en la disparada de la fiebre especulativa en Catamarca, Bacchiani capturó depósitos con la promesa de pagar utilidades que superaban en hasta 145 puntos las que estaba obteniendo en el mercado de capitales virtuales.

Para el 31 de diciembre de 2020, tenía ya una cartera de 1.076 clientes, de los cuales proporcionó a los técnicos del BCRA nombre, CUIT y capital invertido.

La empresa de Bacchiani pagó entre agosto y diciembre de 2020 intereses por 20,7 millones de pesos. En contrapartida, embolsó depósitos 73,8 millones: ingresó tres veces y media más que lo que desembolsó por utilidades, mientras el “trader” recrudecía la escalada publicitaria.

Esto es: la firma hizo una diferencia solo con los depósitos de 53 millones de pesos.

Su conducta, para el BCRA, podría encuadrarse penalmente como “un abuso en el uso autorizado de los fondos que le han sido confiados”. El delito está tipificado en el artículo 173, inciso 7, del Código Penal y sanciona a quien “tuviera a su cargo el manejo, la administración o el cuidado de bienes o intereses pecuniarios ajenos, y con el fin de procurar para sí o para un tercero un lucro indebido o para causar daño, violare sus deberes, perjudicare los intereses confiados u obligare abusivamente al titular de estos”.

“Adhemar Bacchiani SRL” se constituyó definitivamente el 8 de marzo del año pasado. Sus socios son Edgar Adhemar Bacchiani, con 1.314 cuotas de 10.000 pesos cada una, y Zaraive Celeste Garces Rusa, con 146 cuotas del mismo monto: 14.600.000 pesos en total.

Auditorías

-"Cabe la posibilidad futura de que las obligaciones mensuales asumidas en concepto de intereses se hagan frente con el mismo capital que aportaron los inversores". -"Cabe la posibilidad futura de que las obligaciones mensuales asumidas en concepto de intereses se hagan frente con el mismo capital que aportaron los inversores".

-"La conducta desplegada por la firma Adhemar Capital S.R.L. y por el señor Edgar Adhemar Bacchiani configuraría una defraudación por abuso de confianza". -"La conducta desplegada por la firma Adhemar Capital S.R.L. y por el señor Edgar Adhemar Bacchiani configuraría una defraudación por abuso de confianza".

-"Puede concluir prima facie en que la sociedad interviniente no se encuentra debidamente registrada, en que no hay registro alguno de que se haya efectuado alguna operación con criptomonedas ni se acreditaron los supuestos pagos de cuotas a los clientes que fueran producto de esas supuestas operaciones con criptomonedas". -"Puede concluir prima facie en que la sociedad interviniente no se encuentra debidamente registrada, en que no hay registro alguno de que se haya efectuado alguna operación con criptomonedas ni se acreditaron los supuestos pagos de cuotas a los clientes que fueran producto de esas supuestas operaciones con criptomonedas".

Depósito

- Bacchiani”: $73,8 millones

- Utilidades pagadas: $20,7 millones

- Diferencia a favor de Bacchiani: $53,1 millones

- Tasa máxima ofrecida a los clientes “mayores”: 219% anual

- Tasa obtenida por la empresa: 74,55% anual

*Los datos son de los últimos 125 días de 2020

2-2.jpg
Propietario de Adehmar Capital, Edgar Bacchiani.

Propietario de Adehmar Capital, Edgar Bacchiani.

Otras denuncias a nivel nacional

Días atrás se conoció que la ONG Bitcoin Argentina, que difunde a la criptomoneda en el país, presentó una demanda ante la Procuración General de la Nación contra el holding Generación Zoe que estaba bajo sospecha por estafa. Previamente, organismos federales como la Comisión Nacional de Valores y el BCRA ya había advertido sobre posibles estafas a través de esta firma.

Bitcoin Argentina, que es una de principales difusoras de la criptomoneda y el ecosistema cripto en el país, denunció ante la PROCELAC a los principales responsables de las empresas de inversión y coaching, entre los que se destaca Leonardo Cositorto, “por la posible comisión de los delitos de estafa, captación de ahorro público no autorizado y manipulación del mercado”.

“Desde nuestra área de legales hace tiempo que venimos siguiendo las acciones e intervenciones públicas de las distintas empresas del grupo ZOE y sus responsables. Hay elementos suficientes para que la justicia investigue y compruebe si es que a través del coaching coercitivo, la formación educativa y las finanzas, quienes llevan adelante este grupo empresarial realizaron un fraude conocido como esquema ponzi o estafa piramidal, además de otros posibles delitos como captación de ahorro no autorizada y manipulación del mercado”, dijo Bitcoin Argentina.

"Este tipo de estafas producen un daño muy grande no solo a quienes depositan sus ahorros y confianza sino también al ecosistema en general, que por sus características permite la absoluta trazabilidad de la información, así como la seguridad y privacidad de sus usuarios”, agregaron.

En octubre de 2021, la CNV intimó a Cositorto, a Generación Zoe S.A. y a la Universidad del Trading S.A. al cese inmediato de toda invitación u ofrecimiento público de negociación o de cualquier otro acto jurídico con valores negociables en la Argentina y de todo asesoramiento en el mercado de capitales.

Por su parte, el Banco Central (BCRA) salió a alertar a los inversores sobre estas estafas y anunció que está investigando el accionar de estas empresas que captan depósitos y ofrecen rentabilidades a través de operaciones con cuerpos activos que “no resultan compatibles con parámetros razonables en operaciones financieras”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar