viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Dinamita en la mesa de negociación

Definitivamente, el Gobierno no quiere llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
19 de enero de 2022 - 02:10

Definitivamente, el Gobierno no quiere llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). O al menos no lo quiere la vicepresidenta Cristina Kirchner, devenida en dama de hierro del oficialismo. Ni el oficialismo “blando” de Alberto Fernández ni el oficialismo “duro” de la vice están dispuestos a quedar pegados con un arreglo en los términos del organismo internacional.

Y el FMI exige, al margen de los números fríos, que el acuerdo tenga el apoyo de la oposición política. Con ese fin fue que Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, convocaron a los gobernadores de Juntos por el Cambio y de otras fuerzas provinciales para informarles parte de la negociación en marcha. Pero será imposible que la oposición apoye si el propio oficialismo la culpa por la deuda en discusión.

En efecto, ayer Cristina Kirchner publicó en su página web una carta titulada “Pandemia macrista vs. pandemia Covid-19”, en la que responsabiliza al expresidente Mauricio Macri del actual estado de situación. “Se puede advertir con mucha facilidad que, en el año 2021, la pandemia macrista fue para el Estado Nacional incluso más costosa que la pandemia Covid-19″, escribió.

“Lo que nosotros sí sabemos es que en Argentina lo que nunca se va acabar es lo que nos pasó -y nos pasa- por la pandemia macrista, cuando en el año 2018 Macri trajo al FMI de vuelta a la Argentina”, cuestionó.

“Le dieron un préstamo excepcional de 57.000 millones de dólares para salvarle el gobierno y ayudarlo a ganar las elecciones. No solo no ganó las elecciones, sino que además no se sabe dónde están esos dólares”, planteó la vicepresidenta; y preguntó, con sarcasmo: “¿Alguien los vio? En todo caso, por favor llamen al 911″.

A su modo de ver, “la pandemia macrista” fue la siguiente: “En 2021 Argentina pagó -entre capital e intereses- 5.160 millones de dólares al FMI por los vencimientos de ese año correspondientes al préstamo Stand By que el organismo le otorgara a Mauricio Macri en el año 2018. Ese monto representa, nada más ni nada menos que el 1,1% del PBI… ¡Pero en dólares!”.

Finalmente, remató con “una pequeña yapa”. “La pandemia macrista nos quita las divisas que tanto necesitamos como país porque al FMI hay que pagarle completa y exclusivamente en dólares… porque por más que le insistimos no nos acepta pesos”. ¿Qué esperaba la vice? Obviamente es así, no solo porque Argentina recibió dólares, sino además porque se trata de un acuerdo con un organismo internacional, que se pacta con divisas, no con monedas locales.

Pero Cristina Kirchner sabe de esas cosas. No solo porque estuvo 8 años en el sillón de Rivadavia, sino porque siempre se manejó con dólares. En sus tiempos de “abogada exitosa”, como alguna vez se definió para explicar su riqueza en inversiones inmobiliarias en el sur y en sus primeros años como Presidenta de la Nación, hasta que en un acto de demagogia decidió “pesificar” sus ahorros en dólares porque, dijo, era más rentable.

No obstante, su mensaje en plena etapa de negociación con el FMI tiene el objetivo claro de dinamitarlo. Es sugestivo que haya escrito ese texto horas después de recibir en su mansión de El Calafate al ministro Guzmán, quien lógicamente fue a explicarle de qué se trata el pedido del organismo.

Culpar de todo a Macri es, claramente, lo que la oposición esperaba para retacear el apoyo. Para el Fondo es indistinto, porque negocia con países y no con gobiernos. En síntesis, se viene un tiempo muy difícil para los argentinos.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar