miércoles 18 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Comenzó el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

"Cuando entré en la morgue el cuerpo de Fer estaba todo destrozado"

La madre del joven dio su testimonio en la primera jornada. Más de 130 testigos pasarán por los Tribunales de Dolores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En la misma sala donde se juzgó hace muchísimos años el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas, ayer se dio inicio al juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa: muy poco espacio donde coinciden los imputados, sus familiares, el de las víctimas y muchísima prensa acreditada. En la sala de audiencias ubicada en el primer piso de los tribunales de Dolores, los ocho acusados estuvieron a un lado de la sala, junto a su letrado Hugo Tomei, y enfrente lo están el fiscal Juan Manuel Dávila y la querella, representada por Fernando Burlando y Fabián Améndola junto a otro grupo de letrados.

En el público, se distribuyó a un lado en las gradas a familiares de Fernando y sus amigos, quienes también fueron golpeados en el ataque que protagonizó el grupo de rugbiers, y al otro lado, el de los acusados en su mayoría las madres y hermanos de algunos de los implicados.

El recuerdo de Cabezas estuvo siempre presente no sólo por el lugar físico en el que se juzgó a los asesinos sino también porque la presidenta del Tribunal, Claudia Castillo, fue la fiscal que llevó la acusación en ese otro caso emblemático para la Ciudad. Serán más de 130 testigos los que pasarán por el tribunal de Dolores a lo largo de enero. Se espera que para fin de mes, o en su defecto los primeros días de febrero, se conozca el veredicto final, que podría encontrar a los rugbiers condenados a prisión perpetua.

Tras el rechazo del Tribunal de dos pedidos de nulidad solicitados por la defensa de los rugbiers, comenzó la ronda de declaraciones por el asesinato de Fernando Báez Sosa. Los primeros en declarar son sus padres, Graciela y Silvino. Graciela comenzó su testimonio con el recuerdo de cuando llegó a Argentina en 1995 y conoció a su actual esposo, Silvino. En todo momento declaró muy quebrada, sobre todo cuando se refirió a la madrugada en que mataron a su hijo. Incluso, preocupó a la presidenta del Tribunal, Claudia Castro, quien le preguntó si se sentía bien y necesitaba un receso para proseguir. Con detalles, relató cómo fue la noche en que se enteró que mataron a su hijo.

Sobre la madrugada del 19 de enero de 2020 recordó que sonó el teléfono; ella atendió. Una mamá de un compañero de su hijo la había puesto en alerta sobre que algo había pasado con él. “‘¿Te enteraste lo qué pasó? Lo llevaron en una ambulancia’. Ese día el mundo se detuvo para mí, no soy la misma de antes, y mi hijo era un chico feliz, no tenía enemigos y siempre predispuesto a ayudar a la gente”, contó.

A los pocos minutos Graciela levantó a su esposo y le dijo que tenían que ir inmediatamente a Villa Gesell porque Fernando había tenido un accidente.

Pero “cinco minutos más tarde”, un comisario la llamó a Graciela, y ella le pasó el teléfono a su esposo. Cuando éste cortó, le dijo: “Fernando murió”. “No tuvieron piedad, era un ser humano, me duele tanto lo que le hicieron, le llamaban negro. Me quedé sin nada”, aseguró Graciela, quien cuestionó “cómo puede un ser humano discriminar de esa manera” al haberlo matado. La querella había acusado por homicidio por odio racial lo que no prosperó en la acusación fiscal. “Quiero justicia por mi hijo, somos huérfanos por siempre, Fernando está encerrado en un ataúd y no lo voy a recuperar nunca, quiero tener un poco de paz en mi corazón”, dijo en llanto. “Si tienen hijos cierren los ojos y pónganse en mi lugar”, le dirigió a los miembros del Tribunal. Fernando “era un chico bueno, no tenía enemigos, antes de viajar le había dicho ‘mi amor, cuidate’”.

“Lo tiraron al piso y lo mataron, le reventaron la cabeza”, declaró totalmente quebrada por el llanto y ante la atenta mirada del Tribunal Oral 1 de Dolores. “Cuando entré en la morgue el cuerpo de Fer estaba todo destrozado, su cabeza destrozada, quise abrazarlo. No puedo creerlo hasta hoy y yo lo sigo esperando. Estoy muerta en vida, nada tiene sentido para nosotros. Estuvimos en Navidad los dos solos con Silvino (papá de Fernando), hoy no había nada para festejar en la casa", declaró entre lagrimas Graciela.

“Éramos siempre los tres juntos, éramos inseparables, éramos una familia feliz, humilde, que tratamos de inculcar los mejores valores a nuestro hijo”, comentó Graciela sobre Fernando, que había ingresado tras dar los exámenes a la carrera de Abogacía.

El Tribunal rechazó planteos de nulidad de la defensa

Con barbijo y cabizbajos, los ocho rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa se encontraban en la primera audiencia del juicio oral en la sala del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores. Fernando Burlando, abogado defensor de la familia del joven y Hugo Tomei, de los ocho imputados, leyeron los alegatos correspondientes de sus clientes para así dar inicio a las jornadas.

Para el primer caso Burlando solicitó la única pena posible, prisión perpetua para los ocho al sostener que tomaron la decisión de matar y así lo hicieron: "A Fernando se le escapaba la vida con cada golpe recibido. No les alcanzó ver al joven inerte en el piso. Se llevaron de trofeo una vida".

A su vez Hugo Tomei pidió la anulación del debate por diversas “irregularidades” en torno a las acusaciones y manifestó que sus defendidos “fueron condenados sin un juicio previo”. El Tribunal rechazó, por unanimidad, el segundo planteo de nulidad de la defensa. Tras la decisión, los jueces dieron lugar a que comience la ronda de declaraciones.

Se espera que a finales del mes, principios de febrero, se dé a conocer el veredicto que puede encontrar a los rugbiers como condenados a prisión perpetua. Por otra parte, está la posibilidad de que los imputados estén presentes en la sala del TOC 1 todas las jornadas que le siguen a esta primera. Solo resta saber si alguno de los acusados romperá con el famoso "pacto de silencio".

Además, la defensa de los ocho rugbiers acusados de matar al joven Fernando Báez Sosa pidió ante el Tribunal Oral Criminal 1 de Dolores la “suspensión” del juicio en el que la acusación ya adelantó que pedirá la pena de prisión perpetua por el crimen del 18 de enero de 2020 en Villa Gesell.

Según el defensor Hugo Tomei, su colega de la acusación, Fernando Burlando, “se ha excedido” en los lineamientos en el que adelantó que pedirá al final del juicio la pena de prisión perpetua para todos los imputados. “Creo que el exceso no es bueno doctor Burlando”, le dijo, y agregó: “Quieren apagar el fuego con querosene”. Tomei cuestionó el proceso de instrucción del caso que ahora llega a juicio y la “imputación colectiva” que, según él, hubo contra los ocho acusados.

También, dijo que los ocho jóvenes acusados “fueron condenados de antemano” y que se excedieron los plazos de la prisión preventiva.

Ante el planteo de la defensa, el fiscal Juan Manuel Dávila aseguró que ya fueron hechos con anterioridad y se los rechazó. Lo mismo dijo el querellante Fabián Améndola, quien agregó que es un “artilugio” de la defensa para retrotraer la causa a cero.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
feroz temporal ocasiono destrozos en el valle central

Te Puede Interesar