viernes 17 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Titular de CALLVU

Cristian Sixto Rojo sigue sin aparecer

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de mayo de 2022 - 23:34

Hasta el cierre de esta edición, Cristian Sixto Rojo, titular de Callvu Servicios Financieros, no se había presentado tal como se había adelantado. La orden de detención ordenada sigue activa.

La medida se ordenó tras la solicitud del abogado Jorge Rafael Bracamonte (h), representante de varios inversores, al considerar que existía peligro de fuga y entorpecimiento de la causa.

Días pasados Rojo había manifestado su “intención de cumplir de manera progresiva las obligaciones de pago asumidas oportunamente”. La estrategia es similar a la que intentó Edgar Adhemar Bacchiani para aliviar su situación procesal, pero difiere en un detalle: el propietario de “Adhemar Capital” la hizo ya preso, mientras que Rojo permanece en libertad.

Rojo se presentó espontáneamente a indagatoria el 18 de abril, mientras pesaba sobre él una orden de captura internacional porque no había concurrido a la citación del Juzgado. Tras su declaración, el juez federal Miguel Contreras dispuso que quedara en libertad bajo una caución de 10 millones de pesos, que cubrió con un automóvil de alta gama.

Uno de los damnificados planteó luego que el vehículo sea secuestrado porque “es fruto de las operaciones financieras delictivas efectuadas por el imputado con el dinero de los damnificados, tal cual surge de las constancias de la causa donde el encartado no tiene forma de demostrar sus ingresos económicos”.

“Lo solicitado tiene lógica y contundencia si valoramos el proceder habitual y natural de la Justicia Federal en otro tipo de casos, como por ejemplo narcotráfico, donde son sobrados los ejemplos de secuestros de la sustancia, dinero, vehículos, telefonía celular y de todo lo producido con la actividad ilícita. Aplicando la misma pauta, de la que no hay razón jurídica valedera para apartarse, resulta procedente la solicitud formulada del secuestro de automotor ofrecido como caución”, añadió.

También planteó que se pida “intervención a la UFI (Unidad de Información Financiera), la PROCELAC (Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos) y el Banco Central, a fin de que ejerzan los actos de su competencia, esto es, prevenir e investigar la incidencia, modalidades y perjuicios ocasionados por la criminalidad económica y financiera, como así también la detección y recuperación de los activos objeto de los delitos aquí denunciados”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar