viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Carta al director

Crimen del cabo Chaves. "Que su muerte no sea en vano"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de mayo de 2022 - 01:00

Señor Director:

Tenía que ocurrir una muerte. Ahora recién se acuerdan nuestros gobernantes que existimos. Ya no hay consuelo para una esposa-madre y sus pequeños hijos. Ya no sirven las condolencias porque nunca van a aplacar el dolor.

Sres. Políticos, Uds. son responsable y les voy a refrescar la memoria. En el Gobierno de la Dra. Lucía Corpacci, la Cámara de Diputados y luego Senadores, varios de sus integrantes siguen en este gobierno, aprobaron entre gallos y media noche la famosa Ley de Seguridad Democrática, una receta confeccionada en Buenos Aires, en el Poder Central, donde el famoso "Paradigma" (palabra con la que se llenaban la boca) solo tenía el propósito de terminar de destruir y desnaturalizar la esencia de las Policías provinciales, imbuido de preceptos disfrazados de Derechos Humanos que solo están para los delincuentes. Ya habían cumplido un objetivo y fue destruir y debilitar las Fuerzas Armadas. Faltábamos nosotros, los policías, y lo lograron. Háganse cargo de sus errores, redujeron los presupuestos, que significa no modernizar el armamento, no comprar equipamientos adecuados, le restaron importancia como Institución; en definitiva, que nos arreglemos como podamos y por esa razón hoy lloramos y lamentamos el asesinato de nuestro camarada Chaves, quien si hubiera estado dotado de un chaleco antibalas se podría haber evitado su muerte.

Esta muerte tiene que marcar para siempre un antes y un después en la vida institucional. Reniegan de la falta de federalismo, del centralismo porteño, sin embargo van como ovejas obedientes y aceptan toda imposición, muchas de ellas ajenas a nuestros intereses, principios y realidad. Con esa ley lograron convertir a la Policía provincial en una salida laboral más, donde ingresa cualquiera, especialmente los recomendados por Uds., tengan o no capacidad, tiraron por la ventana la exigencia de vocación, sacrificio, espíritu de cuerpo, valores como ética, moral y buenas costumbres y otros aspectos largos de enumerar. Se impuso el facilismo, la indisciplina, falta de respeto entre los cuadros, se perdió la verticalidad de mando tan necesaria e imprescindible en nuestra Institución. Tener sueldos dignos, equipamiento necesario e imprescindible, presupuesto acorde a las necesidades diarias, etc. son la columna vertebral para que la

Policía cumpla de la mejor manera su misión de velar por la seguridad de los ciudadanos.

Excluyó de esta misiva al Sr. Jefe de Policía, Crio. Gral. Agüero, quien me merece un alto concepto, pero está atado de pies y manos porque por conveniencias políticas se creó el Ministerio de Seguridad donde se ha centrado todo el manejo administrativo, contable y, aunque no lo acepten, del personal de la Policía provincial. Ministerio que poco y nada puede saber de las verdaderas necesidades y lineamientos que hacen a la Seguridad, especialmente porque a quien ponen a cargo no es un hombre hecho en la fuerza y debe responder al Gobernador.

Hace poco por un hecho de trascendencia el Ministro de Seguridad dijo que se implementará una carrera de dos años para ingresar a la Policía, espero no sea una frase para la tribuna o para pasar el momento que se vivía. Pues a buen entendedor pocas palabras, (para mí una utopía). ¿Dentro de un año estará el mismo ministro? Crear una carrera que permita profesionalizar a nuestra Policía es un verdadero desafío. Tiene que ser un cambio de 180 grados, sus aspirantes a ingresar deberían sortear exigentes pruebas físicas, intelectuales y psicológicas. Superado ello se verá si tiene vocación para ser policía. Todo con sacrificio se puede lograr y de esa manera cumpliremos el objetivo. Si va a ser como una simple carrera de secundario, donde no se los podrá mirar fuerte, donde exijan prebendas o se involucren los Derechos Humanos, no pierdan el tiempo y que siga el tango Cambalache.

Hoy por hoy nadie pone las que hay que poner. Sr. Gobernador, escuché de su boca que la pasó muy bien cuando hizo el servicio militar y que está de acuerdo con él. Pues, siendo coincidente con mi manera de pensar, lo desafío a que haga todo lo posible antes de terminar su mandato para que la Policía de la Provincia ocupe el lugar que nunca debería haber perdido por designios de inoperantes y obsecuentes. Que la muerte del cabo Carlos Chaves no sea en vano. Q.E.P.D.

Mario Raúl Casas

Lic. en Seguridad

DNI 11.079.752

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Problemática. el abuso sexual en la infancia suele ser intrafamiliar.

Te Puede Interesar