jueves 16 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Los incrementos llegan al 50%

Carne: los comerciantes absorben los aumentos para sostener la demanda

Un informe a nivel nacional da cuenta de la fuerte caída del consumo de carne y que en los últimos cinco años pasó de 54,5 a 47,8 kilos anuales por habitante.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
14 de junio de 2022 - 00:35

Según un informe realizado por la Bolsa de Comercio de Rosario y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), el consumo de carne en el país cayó a sus niveles más bajos desde hace 100 años. De acuerdo con el estudio, el consumo llegó a 47,8 kilos per cápita, producto de la crisis económica, la pobreza y un cambio de paradigma en los gustos de la gente. Como se esperaba, este impacto también se registró en Catamarca, donde los empresarios del sector deben ingeniárselas para mantener el negocio.

Consultados por estos números, varios titulares de carnicerías ubicadas en la Capital coinciden en que el principal problema en la caída del consumo es la situación económica con el incremento de los precios y con la caída en el poder adquisitivo de los compradores. En este marco, destacan que debieron absorber parte del incremento de los costos para poder mantener la clientela.

Ante la pregunta sobre el incremento en el precio de la carne, señalaron que en lo que va del año, el incremento en la carne superó el 50% y que en comparación con el año pasado llegó a duplicarse.

Explicaron que en la actualidad, los consumidores dejaron de prestar atención en la calidad y buscan más "el precio" y que al comerciante no solo debe hacer frente al incremento de la carne en sí, sino también al aumento en los valores de otros elementos que hacen al funcionamiento del local, como la electricidad, sueldo de los empleados e impuestos.

Por su parte, Gustavo Walther, referente de la cadena de carnicerías "La Tradición", también coincidió en que el panorama nacional no varía mucho con lo que pasa en Catamarca. "El consumo ha bajado, los frigoríficos han disminuido a la mitad la faena", sostuvo y añadió que el principal factor para la caída en el consumo es "un problema de bolsillo".

"Está claro que a la gente no le alcanza la plata", detalló, agregando que más allá del impacto en lo económico, la baja en el consumo de carne afecta los requerimientos nutricionales de las personas. "Cuando uno empieza a no comer lo que uno solía consumir, la situación se torna más seria", añadió.

El empresario afirmó además que el consumo podría caer más si no fuera que la gente está acostumbrada a comer carne. "Estoy seguro de que en la Argentina o en la provincia el consumo se mantiene en estos niveles por una cuestión cultural, porque la gente está muy acostumbrada a la carne", sostuvo.

Posteriormente, advirtió que la hacienda fue lo que más ha aumentado de precio en el país en el último tiempo, llegando a duplicar sus costos en tan solo un año.

El empresario subrayó que el sector debe "usar mucho el ingenio" para poder mantener el nivel de venta y seguir funcionando. "Nosotros lo hacemos a través de las promociones que hacemos. Por supuesto que se resigna margen de ganancia pero es necesario hacerlo", destacó.

Pero además de las promociones, Walther indicó que se debe recurrir a otros recursos para mantener las ventas. Esto es la absorción de parte de los costos de la carne. "No se puede trasladar al precio así como viene, por lo que hay que ser muy cuidadosos. A medida que pasa el tiempo, los márgenes son cada vez más pequeños y hay que ser mucho más eficientes en todo el proceso de compra y venta", detalló.

Finamente, Walther se mostró confiado en que, más allá del impacto de la inflación, el precio de la carne no sufrirá incrementos. "Por ahora no creo que haya subas importantes, más allá de las que se producen por la misma inflación", sostuvo.

"En este momento estamos 'sobreofertados' de producción, por lo que no hay posibilidades de que la carne suba por lo menos en este mes o el mes que viene y si sube, va a subir un poco. Así que hay que dar tranquilidad al menos en eso a la gente", destacó.

Informe

Según el informe de la Bolsa de Comercio de Rosario y el IPCVA, el consumo de carne bovina, cuya media histórica entre 1914 y 2021 fue de 73,4 kg por habitante al año, viene en retroceso en la dieta de los argentinos. "El promedio cayó a 54,5 kilogramos por habitante por año en los últimos cinco años, y sigue bajando", destacan.

Para los expertos, es consecuencia de la "disminución directa del consumo, al tiempo que también se amplió la absorción de otras proteínas animales", como el pollo y el cerdo. Es que el consumo total de carnes se incrementó, en detrimento de la bovina. La carne vacuna ahora representa apenas el 44% de los 109,4 kilogramos por habitante por año de proteínas animales que se consumen, cuando a principios de este milenio representaba entre el 60% y el 70%.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar