sábado 11 de mayo de 2024
Recrudece el conflicto por el Club Social

Arturo Navarro tildó de "ocupa" y "superpotentado" a Esteban Cano

Una denuncia al Club Social por la obstrucción de unas chimeneas y extractores reflotó el conflicto judicial.

Luego de conocerse el resultado de las pericias preliminares realizadas por personal de Bomberos de la Policía en las instalaciones del Club Social donde funciona el restobar Caravati, Arturo Navarro, presidente del Club, tildó de "ocupa" al encargado del bar, Esteban Cano, quien a la vez admitió que es un inquilino con contrato vencido.

El conflicto se inició el año pasado cuando venció el contrato de alquiler. Según Navarro, el trámite fue realizado con la firma Plaza 25 SRL, representada por Cano. Ese contrato venció el 30 de agosto y el Club, en asamblea, decidió no renovarlo.

Sin embargo, Cano continuó explotando el restobar y de acuerdo con lo afirmado por Navarro, “dejó de pagar alquiler. No pagó nada desde esa fecha y hasta ahora, y además ha adoptado una actitud cuasimafiosa, radicando una denuncia contra el Club Social”.

Las instalaciones en pugna están ubicadas a metros de la Catedral Basílica, frente a la Plaza 25 de Mayo.

En cuanto a la última denuncia realizada por Cano contra el Club Social, Navarro remarcó que fue realizada "por este usurpador, el ocupa que tenemos dentro de la institución”, recordando que la presentación fue efectuada informando sobre una supuesta obstrucción de una chimenea y un extractor.

De acuerdo con las pericias de personal especializado, no habría indicios de obstrucción mecánica al tiempo que determinaron la inexistencia de riesgos.

“Parece que Cano piensa que es una casa de juego cuando en nuestro club desarrollamos actividades culturales permanentemente”, agregó Navarro.

Y disparó: Cano “es como el dicho que dice que el ladrón juzga por su misma condición. Tiene una falta de respeto total por las leyes, hacia la convivencia. Tiene una falta de ética total y cree que todos somos iguales, pero nosotros somos diferentes. No trabajamos por la plata”.

Por otra parte, puso en duda el origen de la presunta riqueza de Cano, indicando que por ello hizo varias denuncias en la Justicia Federal, para que se investigue: "Pasó de ser un empleado judicial a ser un superpotentado que dice que tiene 600 empleados”, reclamó.

Recordó que entre los motivos para no renovar el alquiler se citó la falta de atención exclusiva de un mozo para los socios del Club, y 50% de descuento en las consumiciones.

“Tenemos decidido que cuando se retiren los ocupas que tenemos actualmente vamos a llamar a una licitación”, sentenció Navarro.

Por su parte, Cano se mostró sorprendido por las palabras de Navarro y consideró que "siendo él abogado, no sepa distinguir conceptualmente desde lo jurídico lo que es ser usurpador”, negando ser un ocupa o usurpador, pero admitiendo ser un inquilino con contrato vencido.

Para finalizar señaló: "Le diría a Arturo Navarro que en vez de desvelarse en juego y durante la noche se ponga a trabajar”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar