miércoles 8 de mayo de 2024
Apunta a ser excarcelado

Acusado de abusar a su hijo apeló la prisión preventiva

Un hombre imputado por abusar sexualmente de su hijo, un niño de tres años de edad, apeló la prisión preventiva que el juez de Control de Garantías N° 1, Héctor Rodolfo Maidana, dictó en su contra.

El martes 26 de marzo, el magistrado Maidana había decidido que el sujeto permanezca detenido en el Servicio Penitenciario Provincial (SPP) de Miraflores, en el departamento Capayán.

Tras conocer la resolución y los fundamentos, el abogado defensor del encartado, Gabriel Díaz, presentó el recurso de apelación.

De este modo, Díaz buscará la excarcelación de su asistido en la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos.

El hombre está imputado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo continuado”. Los ultrajes sucedieron en 2019, en la Capital.

La víctima es el hijo del acusado, un niño pequeño.

La investigación está cargo del fiscal de Instrucción de Octava Nominación, Sebastián Pelisari.

En la fundamentación de Maidana, se advirtió que existe la probabilidad exigida en este proceso de la participación del acusado en los hechos que se le reprochan.

El testimonio del niño en Cámara Gesell fue sumamente valorado por el juez Maidana.

En el marco de la entrevista, el chico relató los detalles de los abusos.

En este sentido, remarcó que niños y niñas víctimas de delitos contra la integridad sexual suelen tener un relato espontáneo, “sobre todo, cuando brindan precisiones que de ningún modo pueden haber inventado.

De la pericia psicológica practicada se desprende, con meridiana claridad, que el niño víctima presenta indicadores que podrían ser compatibles con haber atravesado vivencias abusivas en sus distintas modalidades (física, psicológica y sexual) y que su relato con relación a los hechos es claro, preciso y coherente y que define modo, tiempo aproximado, lugar y personas de los actos”.

Para el magistrado, en estos casos, por lo general, “los niños siempre dicen la ventad y, por ende, sus relatos son aceptados como verdaderos”. Además, advirtió que por otra parte, reiteradamente se ha sostenido que “el relato de un niño no puede ser analogado en su tratamiento al de un adulto. En ninguna esfera de su vida con relación familiar, escolar o social, quien se comunica con un niño lo hace con la expectativa de obtener de su pequeño interlocutor un razonamiento impoluto, sin fisuras, sin olvidos, sin contradicciones ni imprecisiones. ¿Por qué entonces ha de aplicarse distinta vara para mensurar con inmutable rigor la narración que ofrece un niño cuando es convocado a declarar en un proceso penal?”, destacó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar