jueves 1 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

A tono con la Constitución

Desde octubre de 2021 en Catamarca rige el sistema de juicios por jurados, el cual quedó...

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Desde octubre de 2021 en Catamarca rige el sistema de juicios por jurados, el cual quedó reglamentado con la ley 5719. La legislación prevé que el sistema se pondrá en práctica de manera obligatoria en aquellas causas cuya pena en abstracto sea de 20 años o más, como es el caso de los homicidios y otros delitos graves.

La previa contó con las capacitaciones de más de 150 operadores judiciales de toda la provincia, quienes se prepararon para la puesta a punto del sistema que está contemplado en la Constitución Nacional de 1853, como una garantía para los habitantes y como una obligación para administrar justicia.

¿Qué es el juicio por jurados? Es una forma de juzgamiento en el que un grupo de vecinos decide sobre dos cuestiones: si el hecho realmente existió y si el o los acusados son culpables o no culpables.

Catamarca es pionera en el NOA en la implementación y, según un estudio previo en base a los delitos y casos juzgados en las Cámaras de Sentencia, se estima que en la provincia podrían realizarse entre seis y diez juicios populares al año.

Según la ley, el jurado estará conformado por doce miembros, seis hombres y seis mujeres. Estas personas son seleccionadas en un sorteo público y son elegidas por la terminación de los últimos tres números del DNI.

En la provincia ya hubo dos experiencias. El juicio contra Javier Salcedo por el crimen de Débora Barros, en el que el jurado popular dio un veredicto de culpabilidad y Salcedo fue condenado a prisión perpetua. El segundo juicio fue el homicidio de Sebastián Chanampa por el que fueron declarados culpables Walter, Gastón y David Barrera y Gabriel Lazarte. En estos dos debates se observó la preparación que hubo por parte de los jueces, fiscales y abogados defensores y querellantes, quienes tuvieron que despojarse del complicado y difícil de entender lenguaje jurídico por otro más sencillo y llano.

Un problema a resolver es el escenario para los debates. Las salas de las Cámaras de Sentencias como la de los Juzgados Correccionales son de una capacidad muy limitada. Por esa razón es que los dos juicios anteriores se realizaron en escenarios “prestados”: el Tribunal Oral Federal y la Asociación de Magistrados.

Una alternativa era la flamante sala de la Facultad de Derecho con capacidad para 130 personas y con el equipamiento de sonido apto. El espacio fue inaugurado en julio y es utilizado para las prácticas por los estudiantes de la carrera de Abogacía. Sin embargo existen factores que tornan dificultoso y casi imposible el uso. Uno de ellos es su ubicación, ya que está enclavado en el medio de una zona de aulas y de permanente tránsito de docentes y estudiantes, lo que significa un contratiempo para el ingreso de los jurados, las partes del proceso y, principalmente, para el traslado de el o los detenidos.

Al margen de este inconveniente por la ausencia de un espacio físico exclusivo, la implementación de los juicios por jurados en la provincia es una buena noticia, porque es una herramienta que acerca el servicio de justicia a la comunidad, ya que los vecinos conocen de primera mano cómo son los mecanismos y quiénes son los actores en los procesos judiciales, los cuales, a su vez, gozan de más transparencia. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Fugaz. Sofía Piña y su pareja Adhemar Bacchiani, en el lujoso automóvil.

Te Puede Interesar