jueves 13 de junio de 2024
Editorial

A la vista de todos, pero invisibles

Puede parecer un contrasentido pero no lo es. Las personas en situación de calle, que han crecido exponencialmente en los últimos tiempos, están a la vista de todos. Pero de a poco se incorporan al paisaje urbano para formar casi parte de él. Se vuelven, entonces, invisibles.

El censo nacional consignó que en 2022 había en todo el país 5.705 personas en situación de calle en todo el país. Pero hay coincidencia generalizada de que se trata de un subregistro. Es decir, que hay muchas más, que no fueron registradas por distintos motivos. De hecho, hay otros relevamientos, realizados por organizaciones no gubernamentales que se ocupan de la problemática, que dan cuenta de cifras mucho más elevadas. El año pasado, el Relevamiento Nacional de Personas en Situación de Calle (ReNaCalle), arrojó solo para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires un total de 8.028 personas.

El número ha crecido notablemente este año, a raíz de la gravitación de un combo integrado por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, la suba formidable de los alquileres y el crecimiento del desempleo. Otra ONG, Proyecto 7, calcula que en la capital de la Argentina la gente que vive en las calles no es menor a 12 mil personas, muchas de ellas hasta hace poco integrantes de la clase media.

Días pasados se realizaron en CABA las “Jornadas de políticas públicas y personas en situación de calle”. En el evento se hizo hincapié en un problema adicional que tienen las personas en situación de calle: el maltrato policial y también de algunos vecinos, que padecen. Marcela Millán, Defensora General de la Ciudad, fue crítica respecto de cómo funciona el sistema penal con las personas en situación de calle y expresó un dato revelador: entre 2023 y 2024, las personas sin techo detenidas por resistencia a la autoridad aumentaron un 35 por ciento. Agregó que es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad “contribuir a visibilizar a las personas en situación de calle como, justamente, personas, no como enemigos. Plantearlos como enemigos del resto de los vecinos es algo muy peligroso”.

Hay distintas iniciativas respecto de cómo abordar la problemática. Hay diferencias entre ellas, pero todas coinciden en que no es a partir de las medidas adoptadas por el gobierno de CABA que comanda Jorge Macri. Las organizaciones Proyecto 7 y Amigos en el Camino repudiaron los videos que circularon en redes sociales que registraban la iniciativa del gobierno porteño de trasladar a personas para sacarlas de la vía pública, “limpiando la zona como si se tratara de mobiliario o basura”.

En la coyuntura es preciso debatir cómo se contiene a ese sector de la población –no solo en Buenos Aires sino también en el resto de las jurisdicciones-, pero en lo estructural resulta imprescindible que se generen políticas inclusivas y más equitativas, que impidan que la pobreza y la indigencia empujen a miles de personas a vivir a la intemperie, posibilitándoles acceder a una vivienda digna.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar