Tristeza en el mundo de las letras

La comunidad de la cultura despide al escritor local Jorge Paolantonio

Las sentidas palabras de la presidenta de la delegación local de la Sociedad de Escritores, pusieron de relieve la figura de un nombre que crecerá junto al legado de sus obras.
sábado, 6 de julio de 2019 · 04:10

Llamados y mensajes cargados de tristeza atravesaron la noche del jueves y la madrugada del viernes; la noticia por la muerte del escritor, dramaturgo y poeta catamarqueño, Jorge Paolantonio, tomó por sorpresa a los que no sabían nada sobre las dificultades de salud que venía enfrentando en estos últimos tiempos. A sus 72 años, Paolantonio falleció en la ciudad de Buenos Aires, su lugar de residencia. En Catamarca, "La Tristura", la nueva puesta de la Comedia Municipal basada sobre libro de su autoría, había sido apenas estrenada la semana pasada.

Jorge Paolantonio fue un prolífico escritor de poesía, novela y dramaturgia y uno de los más reconocidos protagonistas de la actividad cultural catamarqueña. Entre sus obras más celebradas está "Rosas de Sal", "Baus o la lenta agonía de las especies migratorias", "La Fiamma", "Los vientos de agosto" y "Catamarcanas".

Hilda Angélica García, presidenta de la delegación local de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), expresó en conversación telefónica con El Ancasti las siguientes palabras acerca de quien fuera para ella un admirado amigo: “En medio de mis lágrimas por la pérdida de Jorge, celebro la vida que nos ha dado un ser tan valioso, un verdadero regalo para el alma, no solo de los que fuimos sus amigos, porque él fue para mí como un hermano, sino de todos los que podemos disfrutar de su obra. Se puede decir, por lo menos así lo afirmo yo, que Paolantonio es uno de los más grandes escritores catamarqueños porque ha frecuentado todos los géneros literarios; la poesía, la narrativa, el drama, el ensayo, en todos y cada uno de estos géneros ha puesto toda su visión, toda su formación, todo su sentimiento catamarqueño. En todo texto de Jorge está el sello de una Catamarca que llevamos incorporada en la sangre, una Catamarca que nos está signada y define nuestra identidad, mostrándonos ante el mundo. Y si no, veamos “Rosas de Sal”, un completo panorama de mujeres valiosas catamarqueñas o cada uno de los poemas donde aparecen personajes con modos de la catamarqueñidad. Agradezco a Dios este regalo que Paolantonio le hizo la cultura de toda Catamarca”.

Entre los referentes de la cultura local que manifestaron su dolor por la pérdida del escritor también estuvo el director de la Comedia Municipal, Idangel Betancourt, que se mantuvo conectado a Paolantonio en estos tiempos por su gran afinidad y por haber puesto el cuerpo de trabajo que dirige al servicio de “La Tristura”, libro del fallecido escritor. Luego de meses de trabajo, el espectáculo fue presentado el fin de semana pasado en el Teatro del Sur. Pero Paolantonio, su autor, quien venía acompañando y celebrando la preparación de la obra desde sus redes, lamentablemente no llegó a ver la puesta.

 

Con magia y desparpajo

Por Juan Martín Angera 

Mi tristeza por la partida de este gigante es egoísta y también utilitarista. Cuando lo conocí en persona (hace poco realmente, cuando presentó 78 RPM) quedé impactado; sus letras, su manera de interpretarlas al leerlas y una forma de ser que viajaba a la par de lo que habíamos escuchado todos los presentes. Todo real, todo verdadero, un hecho artístico hecho y derecho; con magia y desparpajo, tal cual se da en la naturaleza.

A partir de allí el comienzo de una nueva amistad, yo quería que él me devele algo de su maquinaria de escribir. Entonces la muerte, entonces el egoísmo que menciono más arriba. No hay dudas de que el poeta vivió como quiso; que viajó, creó y fue reconocido. Sin embargo queda la sensación de haber tomado apenas una ínfima parte del planeta que tenía para convidarnos.

Entonces, también la mirada utilitarista que advierto al inicio; se va alguien que dotaba con autoridad a la cultura, sobre todo a la nuestra, a la catamarqueña, ya que si bien no residía aquí, se inspiraba de aquí y escribía sobre este lugar, haciéndolo como solo su don y su camino supieron permitirlo. Así las cosas, veremos cómo hacer para "paolantonizarnos" un poco y para siempre; será leerlo, charlarlo, robarle inspiraciones, cantarlo, celebrarlo. En cuestión de un mes nuestro mundo cultural se hizo un poco más chico, pero también más sagrado.

Otras Noticias