domingo 29 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El hecho sucedió el 1 de enero

Toman testimonios a involucrados en el incidente a la salida de Wika

El fiscal Felsztyna busca esclarecer cómo se produjo el suceso. También pidió las imágenes de las cámaras de seguridad.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El fiscal de Instrucción en feria, Jonathan Felsztyna, ordenó una serie de medidas en la investigación que lleva adelante por el incidente que se registró tras el operativo de despeje a la salida del local bailable Wika el pasado 1 de enero.

De acuerdo a la información a la que pudo acceder El Ancasti, Felsztyna comenzó a tomar testimonios a las personas que estuvieron involucradas en este hecho.

También se conoció que solicitó imágenes de las cámaras de seguridad, en su búsqueda por esclarecer cómo se produjo el incidente.

Mientras tanto, Felsztyna empezó a visualizar las imágenes que se publicaron y replicaron en las redes sociales durante el domingo y el lunes.

Por otra parte, se supo que el funcionario judicial pidió un informe sobre la nómina del personal policial que estuvo prestando servicio en Wika ese día.

Denuncias

Los hermanos que habrían resultado golpeados, y la madre de ellos, realizaron tres denuncias en contra de la Policía, según se conoció.

Fuentes mencionaron a este diario cuál sería la versión de los hermanos sobre el incidente acaecido el primer día del año.

De acuerdo a la información que señalaron las fuentes, uno de esos hermanos estaba afuera de Wika, esperando a sus familiares para retirarse del local bailable. Y fue en ese momento en que, siempre según las fuentes, un efectivo de la fuerza de seguridad lo habría tomado por el cuello y tirado al suelo.

Esto, presuntamente, motivó la intervención de la hermana, quien intentó asistir al joven que se encontraba en el suelo.

Descargo

Un policía que estuvo trabajando esa noche en Wika dio a conocer su versión a este medio.

Según detalló, una vez que finalizó el evento en el local bailable, empezaron a realizar el operativo de despeje y quedaban pocas personas en el interior de Wika. Entre ellas, se encontraban los dos hermanos.

image.png

Un policía les pidió a los hermanos que se retiren del boliche y, en ese momento, aparentemente, se quejaron y agredieron verbalmente al efectivo. También lo habrían escupido. Supuestamente, uno de los hermanos habría arrojado un vaso de vidrio en contra de los policías.

El personal policial que estaba prestando servicio como adicional no actuó en el incidente, de acuerdo al testimonio de la fuente.

Afuera de Wika, los hermanos fueron demorados por personal de Infantería.

Hecho

El hecho sucedió en la mañana del domingo 1 de enero. Personal policial realizaba un “operativo de despeje” a la salida del boliche que se encuentra ubicado en la zona oeste de la Capital. Fuentes policiales informaron que apenas pasadas las 6.30, efectivos de la Comisaría Quinta, conjuntamente con sus pares de la División Guardia de Infantería realizaban despeje en el local bailable, ubicado en avenida Juan Pablo II, en inmediaciones del Balcón de la Ciudad. En este contexto, procedieron al arresto por infracción al Código de Faltas de un joven de 28 años. A la vez, personal del Cuerpo Guardia Infantería Femenino contra una joven de 22 años por causar disturbios y resistencia a la autoridad.

Durante este procedimiento, los hermanos habrían resultado golpeados. En consecuencia, realizaron una denuncia en la Unidad Judicial Nº 5. Poco después los policías que intervinieron en el procedimiento realizaron su presentación. Adujeron que los dos hermanos desobedecieron las órdenes emitidas por la autoridad policial.

De acuerdo con información a la que pudo acceder este medio, el lunes al mediodía se presentó una queja formal por parte de la madre de ambos jóvenes en Jefatura. Ante esta situación, el reclamo fue elevado al Ministerio de Seguridad. De esta manera, se dio intervención a la División de Asuntos Internos a los fines de investigar lo acontecido.

Este diario también pudo conocer el informe pertinente, emitido desde la Comisaría Quinta. Según se detalló, al momento de realizar el despeje de la vía pública, un joven habría obstaculizado la calzada por donde transitan los vehículos. Por ello, se le habría indicado que se hiciera a un lado para resguardar su integridad física y la de terceros. Pese al pedido, el joven habría comenzado a vociferar insultos y amenazas hacia el personal policial. No obstante, los efectivos insistieron con el pedido. El joven no solo habría hecho caso omiso sino que, al mismo tiempo, habría empujado a un policía. En consecuencia, el personal procedió a reducirlo de manera inmediata.

Para ello lo arrojaron de costado al suelo y se le colocaron las esposas. Ante esta situación, intervino una mujer. Mediante gritos y golpes habría intentado liberar al joven aprehendido. Dada la situación, intervinieron dos policías de Infantería Femenina para reducir a la joven mujer.

Según el reporte policial, al llegar a la seccional, familiares de ambos jóvenes se encontraban allí. Reclamaron por el procedimiento tomado hacia los jóvenes. A la vez, la madre de los jóvenes habría exigido que los liberaran. Finalmente, poco antes de las 7.30, ambos jóvenes recuperaron la libertad. Con el correr de las horas, se viralizó en redes sociales el procedimiento de despeje a la salida del boliche Wika y el incidente en cuestión.

Conocido el incidente tras el operativo de despeje a la salida del local bailable Wika, en la zona alta capitalina, fuentes consultadas en la Jefatura de la Policía informaron que se dio intervención a la División de Asuntos Internos dada la gravedad que reviste el hecho. Dos hermanos acusaron a efectivos de Infantería, quienes a su vez los denunciaron por "desobediencia".

Te Puede Interesar