lunes 26 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tendencias para esta primavera- verano

Del blanco al amarillo pasando por los colores pasteles: estos son los tonos que son imprescindibles entre las tendencias de la temporada.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de septiembre de 2022 - 01:00

¿Qué colores son tendencia en la primavera 2022? ¿Qué tonos son los que se llevan esta temporada? Estas pueden parecer preguntas al aire, sobre todo teniendo en cuenta que el estudio del color tiene un componente psicológico potente y, aplicado a la imagen, resulta altamente personal: sentirse bien o no con un tono es algo que puede tener un efecto tan poderoso sobre el mensaje visual que se emite (y la confianza que se transmite) que dejarlo al (casi) azar de las tendencias puede sonar extraño. Y, sin embargo, nos gusta saber cuáles son los colores tendencia del año, qué es lo que se lleva. Quizás el motivo es tan sencillo como el hecho de que supone una manera muy rápida de introducir novedad en nuestros armarios sin realizar grandes inversiones y compromisos.

"Los colores no se combinan de forma accidental, pues sus asociaciones no son meras cuestiones de gusto, sino experiencias universales que están profundamente enraizadas en nuestro lenguaje y nuestro pensamiento", explica Ciara Molina, psicóloga y escritora de crecimiento y gestión emocional. Añade, además, que los colores vivos "favorecen la llegada de sentimientos y emociones más adaptativas y agradables que nos ayuden a combatir estos tiempos convulsos". Y eso, junto con la búsqueda de paz y sosiego, explicarían (entre otras cosas), por qué estos, entre otros, son los colores que dominan la temporada.

Blanco

Puede parecer obvio, sí. La primavera y el verano son muchas cosas, pero entre ellas, algodones y linos en colores claros, tejidos ligeros en colores ligeros que hablan de una suavidad sin (aparente) esfuerzo que hace pensar en piel que se calienta bajo el sol y pies descalzos.

Más allá de lo bucólico de un vestido ondulante al despertar en una casa rural o de uno ligeramente transparente, el blanco se ha adueñado de prendas de estilos muy diferentes, como puede ser las propuestas ochenteras de Carolina Herrera New York.

Entre ambas, están los looks de querencia sartorial de Fendi, que también ha utilizado el color para túnicas que ya se han visto en la alfombra roja, o en Rodarte y Proenza Schouler, de tintes más minimalistas y con los vestidos por bandera. Porque ahí es donde reside parte del encanto de recurrir al blanco para esta estación: en cierta pureza que hace que funcionen incluso diseños epatantes como los de Givenchy, sin olvidar los muy transparentes de JW Anderson o Isabel Marant. Es un territorio conocido, pero precisamente por eso, muy necesario.

Colores pastel

Con permiso de otros tonos más saturados, es una de las gamas cromáticas que predominan esta primavera-verano 2022. Merece la pena destacarla, sobre todo, gracias al lila y el verde empolvado, dos colores que se han unido para un particular color block, también en combinación con el amarillo suave y una buena cantidad de rosa claro. En Moschino y Jil Sander hay ejemplos redondos que poder seguir, sobre todo si se quiere continuar con la estela naíf que dejan a su paso este tipo de colores. Sin embargo, también pueden adueñarse de otro tipo de estilismos más potentes, como el vestido ajustado de Fendi que ya ha dado la vuelta a Internet.

En ese lado de la estética también estarían Givenchy con sus estructuras experimentales, pero el otro equipo, el de la suavidad y la redundancia, está más nutrido: también militan en él Rodarte o Loewe, con un vestido en el que también hace acto de presencia otro de los colores imprescindibles dentro de esta paleta, el celeste.

Colores vibrantes y saturados

Algunos se acercan a lo neón y a lo flúor; otros, en cambio, se quedan simplemente en lo intenso. Ya sabes, seguro, a cuáles nos referimos: el naranja oscuro, el magenta, el azul eléctrico, el verde hoja. Todos esos que también se asocian al buen tiempo, las tardes de sol y los días de calor.

Precisamente el naranja es uno de los tonos fundamentales para comenzar cualquier ecuación estética que quiera estar dentro de las tendencias de la temporada, aunque parezca un color difícil de combinar. Sin embargo, los sucesivos estilismos en los que el color block se convierte en protagonista, demuestra que tiene más vidas de las que una pueda imaginar, sobre todo con el rosa, como sucede con la colección de Halpern o Versace.

Junto con azul y con una gran cantidad de lentejuelas de por medio, se asoma por Tom Ford, mientras que, con una intensidad un poco menor, se deja ver por Coach. Eso sí, con celeste, haciendo una incursión en los pasteles, se convierte en uno de los imprescindibles de Christian Dior, cuya colección de verano hace referencia los años 60 y a esa explosión colorista y juvenil que marcó parte de la obra de Marc Bohan.

No es la primera vez que estos colores y esta forma de llevarlos se convierten en tendencia, así que el manual de uso ya resulta familiar.

El amarillo

Sí, hemos hablado del naranja, y el rosa también tiene una enorme presencia, pero los total looks amarillos resultan un imán para la vista al hacer un repaso entre las colecciones de primavera-verano 2022. En Chanel y en Dior lo utilizan para refrescar el conocido look ladylike de faldas de silueta evasé y chaquetas estructuradas, mientras que Max Mara explora una nueva forma de neominimalismo gracias a prendas de cortes muy limpios que, en cualquier otro universo, habría estado teñida en colores neutros.

Ese look de tres piezas se replica en Hermès, que añade algunos detalles para probar a quitarse algo de clasicismo, mientras que Acne Studios recurre a las transparencias para otra aproximación más a la estética de los años 2000, algo que también sucede en Blumarine, tanto para un vestido con escote en uve como para un pantalón con top de croché y chaqueta a juego.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar