viernes 14 de junio de 2024
Lo dijo el intendente de Ancasti

Santillán: "Aunque quisiéramos cobrar $10 millones, no podríamos"

Aseguró que el decreto acuerdo que eleva el tope salarial a los intendentes es simbólico, pero difícil de aplicar.

El intendente de Ancasti, Rodolfo Santillán (UCR), destacó que el Decreto Acuerdo del Gobierno de la Provincia que elevó el tope salarial para los intendentes sin Carta Orgánica es muy difícil de aplicar, ya que “no tenemos los recursos y no podríamos funcionar”. “Aunque nos dijeran que podemos cobrar $10 millones, no podríamos. Es imposible para nosotros”, sostuvo.

Santillán se refirió al tema luego de que el Senado prestara acuerdo a este Decreto Acuerdo, que fue remitido por el Gobierno a las dos Cámaras a principios de mes. “Lo escuché al diputado Tiago Puente decir que los intendentes íbamos a cobrar dos millones de pesos y nada más alejado de la realidad. Ojalá que todos pudiéramos cobrar más, sobre todo los empleados municipales, que son los que menos perciben”, dijo Santillán en declaraciones a Radio Ancasti.

En esa línea, insistió en que en su municipio “no cobramos eso ni tenemos la posibilidad de hacerlo”. “Así aprueben una ley que diga que los intendentes podemos cobrar $10 millones, como dice Javier Milei, ‘no hay plata’. Para poder cobrar $2 millones, tendríamos que dejar a la mitad de los empleados públicos afuera. Además hay que sumar funcionarios y el Concejo Deliberante, que tienen sueldos atados al del intendente. Es totalmente imposible. Los empleados públicos se molestarían muchísimo y con justa razón”, remarcó el intendente radical.

En ese sentido, destacó que la crisis afectó fuerte a los municipios y explicó que en Ancasti “paramos prácticamente toda la obra pública, porque viene cada vez menos Coparticipación”. “Hemos priorizado el pago de sueldos en tiempo y forma y el funcionamiento del municipio. Para todos los demás, estoy permanentemente gestionando con el gobernador Raúl Jalil, por ejemplo para la obra de la Ruta nº2”, añadió.

El debate

Cuando se conoció la medida, algunos intendentes la defendieron al señalar que les permitirá tener funcionarios calificados en algunos puestos clave, pero aclararon que ese tope está muy lejos de las posibilidades de la mayoría. En un relevamiento hecho por este diario surgió, además, que existen interpretaciones distintas sobre cómo se regulaban las dietas de los intendentes: algunos perciben un salario igual al de un director provincial, mientras que otros cobran el 90% del director y otros lo calculan en base al 80% de ese parámetro.

De igual manera, si todos automáticamente actualizaran sus escalas a la nueva norma, el salto sería abismal. Hoy el salario de un intendente está entre los $500.000 y $600.000, mientras que, dependiendo del municipio, el sueldo más bajo de un empleado apenas supera los $200.000 y el más alto puede llegar a $450.000 con título, antigüedad y otros ítems.

El problema se presenta con los funcionarios que rodean al intendente, ya que cobran entre un 80% y hasta un 50% del sueldo del intendente. "Tenemos que reconocer que es poco en muchos casos. Son funcionarios que están disponibles las 24 horas, que muchas veces quedan fuera de los aumentos que se dan para los empleados. Pero al mismo tiempo, si nosotros aplicamos el nuevo decreto, los salarios de los funcionarios y del intendente quedan muy lejos del resto de los empleados", planteó un intendente a este diario.

En efecto, según pudo averiguar este medio, el nuevo tope planteado llega a $1.570.000 (el salario del ministro de Gobierno, el mismo que el de un diputado provincial); mientras que en la actualidad es de unos $600.000. En algunos casos, adherir al nuevo decreto acuerdo implicaría triplicarse el sueldo.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar