jueves 16 de mayo de 2024
Ajuste de Milei

Cae fuertemente la inversión privada: ¿adiós recuperación?

La inversión privada, clave para pensar en el mediano plazo la recuperación de la economía, cayó más del 12% en febrero.

La inversión privada registró en febrero una caída del 12,2% con respecto a hace un año atrás, y acumuló en el primer bimestre de 2024 una contracción del 13,3%. Por rubro, construcción y equipos durables tuvieron las bajas más aceleradas. A su vez, el 61% de las empresas mostró problemas de producción a comienzos de este año, mientras que el 69% informó una merma en las ventas internas, llegando a mínimos históricos.

Los datos se desprenden de diversos relevamientos privados y marcan una agudización de las dificultades en el entramado industrial nacional, especialmente en las PyMES. En relación, se alertó que “en los próximos meses difícilmente se observe una mejora significativa, debido a la recesión y al cepo", sumado al derrotero del proceso inflacionario y la incertidumbre sobre variables macro.

En el mismo sentido las expectativas industriales muestran, en su mayoría, resultados negativos. Tal es así que cerca de la mitad de las empresas relevadas en la última encuesta sectorial de la UIA consideró que la demanda interna y la capacidad instalada disminuirá en el período marzo-mayo de 2024. Además, la proporción de industrias que vaticina una disminución en su dotación de personal y horas trabajadas cuadriplicó al grupo con proyecciones favorables.

Por su lado, las proyecciones de analistas de mercado plasmadas en el Relevamiento de Expectativas (REM) del BCRA, indicaron que en 2024 el Producto Interno Bruto (PIB) real caerá 3,5% respecto del promedio de 2023, con marcada incidencia de la contracción registrada en este primer trimestre del año.

Inversión frenada

En febrero la inversión bruta interna registró una caída del 12,2% (medida en términos de volumen físico) con respecto a un año atrás y, en relación, acumuló en el primer bimestre de 2024 una contracción del 13,3%, según el seguimiento que realiza la consultora Orlando J. Ferreres.

En detalle, la inversión en maquinaria y equipo tuvo su segunda baja consecutiva y cayó 4,7% en febrero, acumulando en dos meses un descenso del 8,2%. Según el informe, “los equipos importados registraron un avance de 5,9%, mientras que los de origen nacional cayeron 15,5%”. Por su parte, el sector de la construcción dio cuenta de un descenso de mayor magnitud (- 17,7% anual) manteniendo una pendiente a la baja en los últimos meses, con una baja bimestral del 17,3%.

image.png

Vale recodar que la inversión tiene un rol no menor en el desempeño de la demanda agregada de la economía y, por ende, en el nivel de actividad (representa en torno al 10% del PIB), dando cuenta del contexto actual así como de la capacidad de producción hacia adelante, más aún en un escenario de recesión como el presente.

Alerta roja en la Industria

En enero la actividad industrial cayó 12,4% interanual y en la comparación mensual mantuvo un derrotero de ocho meses a la baja. A su vez, para febrero, se anticipó una nueva caída tanto de la producción como de la demanda. Los datos oficiales se conocerán la próxima semana.

En lo concreto, “el 61% de las empresas mostró en enero caídas en sus niveles de producción, mientras que solo el 9% tuvo subas, siendo el nivel más bajo de la serie”, según el último informe presentado por el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA). El análisis sectorial advirtió además que se trata de “un escenario peor en comparación al mismo mes del año pasado” y que “la misma tendencia se observó en las ventas tanto al mercado interno, como externo”.

A nivel sectorial, predominó la tendencia a la baja en la mayoría de los rubros (11 de 12 a la baja): la producción cayó sobre todo en Metalmecánica (-33,2% interanual), Minerales no metálicos (-25,2%), y el sector Automotor (-16,7%). Asimismo en el inicio del año, la utilización de la capacidad de la industria se ubicó en 54,6%, siendo el peor enero de la serie histórica, a la par que el 21% de las empresas redujo su dotación de personal, frente a apenas un 7% que lo incrementó.

En la misma sintonía, un informe reciente de la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE) alertó por la grave situación en dicha provincia. Según señalaron en enero se registró una nueva caída de 11,4% interanual que afectó a numerosos sectores vinculados a la demanda interna (alimentos, aparatos de uso doméstico, bienes de capital) y a la construcción (minerales no metálicos, siderurgia y fundición, entre otras) a lo que se sumó “la continuidad de inconvenientes en el acceso a insumos importados” por las dificultades en el pago a proveedores del exterior (automotriz, maquinaria agrícola). Esto derivó en “un ajuste de la producción, el adelantamiento de vacaciones y en paradas de plantas”.

De esa manera, la caída de la producción fue generalizada: el 77% de las ramas fabriles presentó un menor nivel de actividad en relación al mismo período del año anterior. En particular, la industria metalúrgica enfrentó “una nueva y pronunciada caída de 30,6% interanual” al punto de que “se ubicó claramente por debajo de los últimos tres años”.

Alarma en la Construcción

La construcción es uno de los sectores más golpeados por las políticas de la gestión nacional canalizadas sobre todo en la paralización de la obra pública.

Según un informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric) en febrero se evidenció “una marcada aceleración del ritmo de caída en el número de empleadores en la actividad (-2,3%)” así “la cantidad de empleadores ascendió a 21.150 (-163 empresas), cifra que sólo logró superar a la de igual mes de los años 2006 y 2021". En las grandes jurisdicciones del país la caída del número de empresas llegó al 3,6% y el número operativas cayó en 13 jurisdicciones del país.

El informe registró también una caída interanual de dos dígitos en el consumo de cemento (-23,5%) siendo el derrumbe más pronunciado desde abril de 2016. Se suma que los permisos otorgados para construir fueron 3.998, un 9,6% menos que en febrero del año pasado. El análisis por tipo de actividad mostró que las Constructoras/Contratistas descendieron 2,4%, mientras que Subcontratistas un 1,6%.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar