viernes 19 de julio de 2024
Pertenecen al servicio del hospital san Juan bautista

Fonoaudiólogos detectan serias secuelas en pacientes pos COVID

Desde problemas en la alimentación hasta pérdida de audición aparecen tras contraer coronavirus.

Por Redacción El Ancasti

El Servicio de Fonoaudiología del Hospital San Juan Bautista cambio rotundamente en este contexto de pandemia, los pacientes con COVID-19 y pos COVID necesitan una rehabilitación integral que incluye a los fonoaudiólogos de una manera imprescindible. Los profesionales locales ya pudieron detectar desde lesiones en la faringe hasta hipoacusia súbita, lo que fundamenta que el trabajo que realizan es clave para la recuperación de los pacientes con coronavirus. 

Rosa María Espeche, jefa del Servicio de Fonoaudiología del nosocomio, explicó el cambio de paradigma que tuvieron y cómo deben trabajar, y a la vez detectar e investigar todo lo que deja el virus que azota al mundo. 

“El cambio vino para quedarse, los fonoaudiólogos dejamos las chaquetillas y nos ponemos un equipamiento como un profesional médico. Desde allí comenzaron los cambios, el servicio es de 4 profesionales y 1 secretaria, jamás pensamos en una pandemia, llegan pacientes que tuvieron COVID y asistimos a quienes tuvieron alguna problemática y ya padecieron coronavirus”, manifestó. 
En cuanto al rol que están cumpliendo los profesionales del servicio, dijo que están abarcando todos los aspectos en los que trabajan como alimentación, voz, deglución y todo lo que tiene ver con las áreas troncales, y fonoestomatología que es la respiración.

“Los pacientes están delicados y llegan para ser rehabilitados, algunos con secuelas severas, son pacientes que estuvieron intubados, tronados, es decir internados boca abajo, sabemos que es delicado y muchos evolucionan bien, pero también hay involución. El paciente recibe rehabilitación de todo el equipo porque las secuelas son numerosas, creo que nadie magnifica aún las secuelas que esta dejando el COVID”. 

 Agregó que los pacientes pasan tiempo alimentándose por sonda y por mucho tiempo están con respirador, lo que produce algunas secuelas como pérdida de la voz y daños en las cuerdas bucales, este impacto en las cuerdas vocales, puede ocasionar afonía o disfonía, dependiendo del tiempo de la intubación. 

En cuanto a la hipoacusia súbita pos COVID detectada, la jefa del servicio, Rosa Espeche dijo que el paciente recuperado se despertó un día sin escuchar absolutamente nada, se hizo el estudio audiológico y lo derivaron al otorrinolaringolo, quien le aplicó una tratamiento antes de los siete días de padecer el síntoma de lo contrario perdía el oído. 

“Un solo médico está haciendo el tratamiento que consiste en aplicar inyecciones, sino hubiera llegado al servicio el paciente perdía el oído o quedaba con serias secuelas como tener que usar audífonos. Estamos haciendo detección de enfermedades luego de tener COVID. Los pacientes quedan con secuelas que necesitan la rehabilitación de todos no solo del fonoaudiólogos sino de todo el equipo, la gente llega con problemas cognitivos, pérdida de memoria, de atención, problemas en el estómago, entre otras”, dijo la profesional. 

Finalmente, compartió que el trabajo en el Hospital San Juan Bautista es cada día más arduo y que lo llaman el segundo Malbran por la cantidad de casos de COVID que atienden y los extremos cuidados, ya que también asisten a otros pacientes, como lo hacían antes de la pandemia, mientras hacen seguimiento con quienes se puede llamar por teléfono y evitar que concurran al nosocomio. 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar