La pandemia || Carnicerías cerraron sus puertas por falta de stock

Preocupación por la posible pérdida millonaria en carne tras el cierre de Natilla

El frigorífico cerrado por casos de COVID-19 estima una suma de 50 millones de pesos la carne que tienen acopiada en las cámaras. Temen que el COE no permita y demore la reapertura.
domingo, 12 de julio de 2020 · 01:17

Por el cierre temporal del frigorífico Natilla, podrían perderse unos 50 millones de pesos en carne sí en las próximas horas no se arbitran los medios para sacar la mercadería de las cámaras. 

Preventivamente, las instalaciones del frigorífico en El Pantanillo fueron clausuradas el jueves pasado ante la detección de dos positivos, hisopados en el departamento Andalgalá. De acuerdo la información recabada hasta ayer, más de la mitad de los hisopados realizados a los empleados dieron negativo, según informaron fuentes del frigorífico. 

Tras la buena noticia para el sector, solicitaron de manera urgente al Gobierno de la Provincia que analice la posibilidad de permitir distribuir la mercadería resguardada en las cámaras, algo que estaría analizando el Comité de Emergencia (COE). 
 Desde la empresa explicaron a El Ancasti que les urge sacar la mercadería de las cámaras y distribuirla a las carnicerías, muchas de ellas hoy cerradas por la falta de stock. 

También, se mostraron sorprendidos por el cierre total del lugar en un contexto económico difícil para todos y aun siendo un servicio esencial, donde justamente Natilla abastece al 70 % de las carnicerías, tanto en la Capital como en el interior y hasta en provincias vecinas. Según los empresarios del frigorífico en otras provincias al detectarse casos de COVID-19 en este tipo de establecimientos, se procede de otra manera para evitar las pérdidas y el desabastecimiento.

“Nos hemos puesto a disposición del COE desde el miércoles pasado para evitar consecuencias de ese tipo. Estamos hablando de una empresa que no solo trabaja en la provincia sino en todo el Norte, dando empleo a una planta de 120 personas”, explicaron. 
Sobre la fecha de la vuelta a la actividad, informaron que esperan la decisión del COE, donde ya presentaron el protocolo para el regreso de una manera segura para los empleados y los clientes.
Ayer, el Gobernador Raúl Jalil mantuvo una reunión virtual con parte de su gabinete.
Junto a los voceros del COE y otros ministros y ministras, evaluaron el origen de los casos, que se dieron principalmente por la falta de cumplimiento de los protocolos por parte de algunas empresas y el relajamiento de los ciudadanos en reuniones privadas.
 

Carnicerías cerradas 
La falta de entrega de carnes por parte del frigorífico Natilla hizo movilizar a los demás empresarios de la carne para evitar desabastecimiento en el Valle Central. 

Sin embargo, ayer no todas las carnicerías abrieron, de hecho un buen porcentaje estuvo cerrada y con carteles informativos para sus clientes, sobre el motivo del cierre hasta mañana. 

Otras tantas trabajaron con alta demanda, se observaron largas colas para comprar carne, siendo el frigorífico abastecedor ubicado en Valle Viejo el que mayor trabajo tuvo.  La incertidumbre preocupa de sobre manera a los carniceros, sobre todo a quienes no tienen grandes cámaras y se quedaron sin stock. 

Los consultados y clientes de Natilla dijeron que aguardarán hasta el lunes, ya que esperan poder abrir y  que todo se resuelva, de los contrario tendrán consecuencias porque no podrán afrontar pagos, ya que cerraron un fin de semana donde las ventas se avizoraban buenas, no solo por ser fin de semana largo, también por que es fecha de cobro. 

“Sabemos que toda la hacienda que ingresa a la Capital va para Natilla, que hayan cerrado cuando las carnicerías más venden es un despropósito, tendrían que haber previsto un plan de evacuación o un protocolo para frigoríficos, o ustedes ven que abundan los lugares de faena, pero no supieron cómo reaccionar y cerraron un lugar clave. Que vengan desde el Gobierno a traerme carne ahora, yo necesito vender, no cerré las puertas porque un amigo me trajo carne, pero la semana que viene no se qué haremos”, explicó Jorge, carnicero de la zona Norte. 

Una situación preocupante es que se observó algunas carnicerías abiertas recibiendo carne transportadas en camioneta, sin seguir las normas para la conservación de este alimento, pero para los clientes no fue impedimento y compraron sin queja alguna.
Las fotos fueron tomadas por los mismos clientes, quienes la viralizaron por las redes  y contaron que sucedía ante la falta de provisión, y ante la demanda de la gente, que fue incesante todo el día y llevó a que los carniceros a como de lugar, buscan como trasladar carne.

"Buscamos saber cómo fue el contagio"

Hugo Natilla, el propietario del frigorífico Natilla, que tuvo que ser cerrado por caso de COVID-19 en sus choferes que repartían en el interior de la provincia y también en Tucumán comentó que su empresa distribuye “al 70% del Gran Catamarca" y consideró que las carnicerías que se proveen de Natilla este fin de semana podrían estar desabastecidas.
 “Nuestra planta no solo hace provisión de carne (venta mayorista) sino también el servicio de faena para todos los usuarios de la Capital. En el Gran Catamarca, a través de la cadena de comercialización directa y de usuarios de faena estamos abasteciendo a un 70% del abasto”, remarcó. 
“Los choferes son asintomáticos y están en perfecto estado de salud. Fueron hisopados gracias a un control de frontera que hizo Andalgalá primero, y después en un viaje de vuelta desde otra provincia a uno de nuestros camiones, y antes de ingresar acá a la Ciudad fueron hisopados y resultados positivos", explicó. 
Agregó que “estamos esperando los resultados para saber cómo afectó y saber por dónde viene. 
"Estamos investigando la cadena de contagios para prevenir otros contagios. Teóricamente el contagio viene desde afuera de la planta hacia integrantes de nuestra empresa. Pero buscamos el nexo”, contó, a la vez que descartó que hayan tenido contacto con gente del interior, salvo los comerciantes.

Otras Noticias