la universidad tucumana reclama partidas para la construcción de la ciudad universitaria

Ordenan a YMAD resguardar fondos que deberían ser destinados a la UNT

La Cámara de Apelación Federal hizo lugar a un recurso de amparo presentado por la institución en el marco de una causa que busca declarar nulo un acuerdo entre YMAD y el exrector.
domingo, 7 de junio de 2020 · 01:09

La Universidad Nacional de Tucumán (UNT) logró un importante avance en una causa vinculada con las utilidades que le corresponden por ser parte de YMAD. Dicha causa, si bien es tramitada en Catamarca, no ha tenido repercusión en la provincia.
Se trata de un litigio que inició la misma casa de altos estudios tucumana en el Juzgado Federal de Miguel Ángel Contreras para declarar la nulidad de un acta acuerdo firmada por la empresa interestadual y el exrector de la UNT José Cerisola con el que se daba por terminada la obligación de ceder fondos para la Ciudad Universitaria de esa provincia. Con la declaración de nulidad de esta acta acuerdo, la UTN intenta recuperar el derecho a disponer de la totalidad de los fondos que le corresponden por ser parte de YMAD y que tenían como fin erigir lo que hoy sería su campus.

A la par de este planteo, la UNT solicitó una medida cautelar para que los fondos que le podrían corresponder, si la Justicia le da la razón, se reserven en una cuenta especial hasta que se dirima el fondo de la cuestión.

A este planteo, con fecha 27 de mayo, la Cámara de Apelaciones Federales le hizo lugar, luego de que el juez federal de Catamarca lo rechazara en primera instancia.

El fallo de la Cámara, que no significa una decisión definitiva, ordena que hasta tanto haya una definición, se reserve y deposite a la orden del Juzgado Federal de Catamarca el dinero que hubiere con ese destino y que sea colocado a plazo fijo.
La resolución del cuerpo lleva la firma de los jueces Ricardo Sanjuan, Marina Cossio y de los conjueces Jorge David y Hernán Frías Silva. El instrumento también ordena las costas a la demandada YMAD.

500

Son los millones de pesos que habría perdido la UTN por la firma del acta acuerdo entre el exrector Cerisola y el directorio de YMAD.

El acto que ataca la UNT es el firmado por el exrector Cerisola el 2 de enero de 2008 con el entonces directorio de YMAD.
Dicha acta acuerdo permitía a la empresa que deje de depositar en las cuentas de la Universidad el 40% de las utilidades que le correspondían para solo empezar a depositarle la mitad de ese porcentaje. Para la UTN, el acta acuerdo es nula porque no fue autorizada por el Consejo Superior.

Todo este conflicto se explica en la ley nacional 14.771 de la creación de YMAD. El descubridor del yacimiento minero Farallón Negro, el geólogo Abel Peirano, había legado sus derechos a la UNT y al formarse YMAD quedó establecido que un porcentaje mayoritario de las utilidades (60%) sería para Catamarca y un 40% para la UNT, a fin de que se concretara la Ciudad Universitaria.
La ley establece que cuando estuviera completo este proyecto, la mitad de ese 40% de la UNT debía ser repartido para las otras universidades del país.

Las utilidades de YMAD comenzaron a llegar a comienzos del año 2000 y el 2 de enero de 2008, luego de haber dispuesto dinero de esas regalías mineras para varias obras en la UNT, el exrector Cerisola firmó un acuerdo con YMAD para declarar concluida la Ciudad Universitaria y repartir  los fondos de la siguiente forma: mitad para la UNT (sin un destino especifico) y mitad para las otras casas de estudios del país.

En 2014, el Consejo Superior de la universidad tucumana advirtió que el rector (que fue denunciado, procesado y ahora espera juicio por presunta administración fraudulenta, malversaciones, sobreprecios e irregularidades en el uso de las regalías mineras) no tenía atribuciones para tomar determinaciones sobre bienes de la Universidad. En ese marco y un año después, declaró al acta nula y lesiva para los intereses de la institución.

Ante este panorama, la UNT hizo un planteo ante la Justicia Federal de Catamarca para declarar nula el acta y para pedir que el directorio de YMAD se abstenga de distribuir el 50% del porcentaje de dinero que le correspondería a la casa de estudios.
El 5 de junio del año pasado, el Juez Federal de Catamarca rechazó la medida cautelar solicitada por la Universidad, pero la institución apeló la medida.

Casi un año después, la Cámara de Apelaciones, en consideración del supuesto perjuicio que podría sufrir la UNT por el desvío de esos fondos, hizo lugar al recurso de apelación.

En ese marco, determinó que corresponde que ese 50% del 40% de las utilidades sea reservado y depositado a la orden del juzgado local y que se coloquen a plazo fijo mientras dure la tramitación de la causa o hasta la finalización de la Ciudad Universitaria.

Números

Teniendo en cuenta la situación de Alumbrera, que ya está en su fase de cierre, las utilidades de YMAD se han reducido drásticamente en el último tiempo, por lo que los fondos que irán a parar a esta cuenta especial son ínfimos en comparación con los que podría haber cobrado la UTN si Cerisola no firmaba esa acta acuerdo con las anteriores autoridades de YMAD. De acuerdo con cálculos de la propia Universidad y dados a conocer por La Gaceta de Tucumán, la institución se habría perdido de cobrar cerca 500 millones de pesos.

Luego del fallo de la Cámara, el expediente volvió al Juzgado de Contreras para continuar el trámite. En ese marco, una posible resolución a favor de la UTN solo determinaría la nulidad del acta acuerdo, quedando resolver qué otra medida se tomará en consecuencia.

Hasta la fecha, el acto atacado por la Universidad de Tucumán sigue vigente.

"El acta firmada porel exrector es fraudulenta"

El abogado Federico Ibáñez es el apoderado de la UTN en esta causa que se tramita en los tribunales federales de Catamarca.
El letrado resaltó que esta causa se inició en 2017, luego de que desde la Universidad se presentaran varios recursos de reconsideración ante YMAD que no fueron tomados en cuenta.

Agregó que luego de la resolución de la Cámara de Apelaciones, YMAD tiene la posibilidad de consentir lo resuelto o plantear un recurso de casación ante la Corte Suprema, al que consideró "difícil" que prospere.

El letrado calificó como “acta fraudulenta” la firmada por el exrector Cerisola con las autoridades de YMAD en ese momento. En ese sentido, indicó que el exrector actualmente está denunciado y a la espera de que su causa sea elevada a juicio por diferentes delitos, que no solo incluye este tema sino “lo que hizo con el dinero que habría percibido en forma anticipada de YMAD desde el año 2008”.

“Esta causa se inició luego de que el Consejo de la Universidad dispuso que se revoque el acto administrativo firmado por el exrector entendiendo que no tenía facultades para hacerlo ya que éste se trataba de un acto de disposición”, dijo.
“Su decisión se sostiene en que todas las casas de altos estudios establecen en sus reglamentos internos que los actos considerados de disposición son únicamente resueltos por los consejos superiores, que son la máxima autoridad de las universidades”.

Finalmente, Ibáñez indicó que éste no es el único proceso judicial que tiene involucrado a YMAD y la UTN, al recordar la causa por la firma entre la empresa interestadual y la Minera Agua Rica.

Otras Noticias