LO ASEGURÓ LA REFERENTE DE LA ASOCIACIÓN DE BARES, HOTELES, CONFITERÍAS Y AFINES

La cuarentena agravó al sector gastronómico

sábado, 23 de mayo de 2020 · 01:05

El aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto a los fines de prevenir la propagación del coronavirus COVID-19 agravó más la difícil situación del sector gastronómico en Catamarca. Antonieta Cattaruzza, presidente de la Asociación de Bares, Hoteles, Confiterías y Afines, lamentó el estado en que se encuentran los establecimientos y comparó la situación con la crisis de 2001.

A través de una entrevista radial, la entidad indicó que en Estados Unidos se perdieron 5.000.000 de puestos de trabajo y “en Argentina es incontable”. Dadas las circunstancias, señaló que “la gravedad es extrema”. Puntualmente, sobre Catamarca, destacó que “al ser una provincia donde el Estado es omnipresente”, con un alto porcentaje de trabajadores estatales, “quizá no se siente tanto, pero la situación es tan grave. Cuando la cuarentena haya finalizado, tomaremos conciencia de la verdadera situación. Considero que es peor que 2001”, expresó.

Según la titular, la Asociación registró 290 establecimientos entre hoteles y gastronómicos. Sin embargo, reconoció que “hay mucha hotelería informal” y, a la vez, destacó que en Fiambalá hay muchas cabañas nuevas. 

Además, siempre con énfasis en el panorama provincial, indicó que el sector gastronómico en general, se encuentra en una situación difícil, “en baja desde hacía seis meses, pero con dos años de crisis severa”. En este contexto, remarcó que “no se tiene en cuenta la inflación para la compra de insumos. Hoy, al no estar funcionando, no se toma conciencia. Hay muchos insumos importados que en diciembre tenían un precio y hoy no deben tener ni precio”, estimó. 

Al mismo tiempo, advirtió que la mayoría de los propietarios de establecimientos gastronómicos “no pudo acceder a los créditos de Nación, por distintos problemas. Hace unas semanas el sector estuvo con Banco Nación. Hay dos tipos de créditos. Para los sueldos se devuelve en dos partes, la mitad a los seis meses y la otra mitad al año. Quién puede decir hoy que podrá pagar en seis meses un crédito que le dan para pagar sueldos si está cerrado o no tiene trabajo. Es meterse un tiro en la frente”, opinó. 
Para la referente, “hoy no se pueden pagar los créditos para invertir”. Al mismo tiempo, señaló que en Buenos Aires la gastronomía está prácticamente fundida. 

En cuanto al pago de sueldos comentó que algunos empresarios pagaron marzo, pero abril ya no se pudo efectivizar, entre otras cuestiones porque no llegó la ayuda. “Estaríamos complicados para pagar los sueldos de mayo. Nunca me pasó no tener... En 2001 fue tremendo. Hubo hasta tres meses sin solución para resolver sueldos y pagos”, recordó.

Por último, comentó que se mantiene comunicación con el COE. Los bares abrirán con protocolos estrictos. "No está el virus y hay tranquilidad", aseguró.